Google

lunes, 16 de mayo de 2011

Juan Carlos Chebez, entre los que se van

"Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.
Pero los hay que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles."
(Bertolt Brecht)
.
Los grandes medios de información publicarían grande su deceso en tapa, si no se ocuparan sólo de los famosos del entretenimiento. Pero Juan Carlos no fue una estrella del deporte o del espectáculo o de estar encerrado en una casa mientras lo espía una audiencia. Su muerte tampoco tiene el morboso atractivo de la sección policial. Como tantos anónimos médicos, bomberos o maestros, simplemente fue otro ciudadano que luchó por un país que lo desconoce hasta el último respiro.
Hace unas horas me enteré de su muerte, este mismo domingo. Tenía sólo 49 años, y toda una vida consagrada a la protección de nuestra naturaleza. Protección que llevó adelante por medio de su estudio profundo y de una consecuente tarea de difusión, que acompañaron su desempeño en funciones públicas desde las cuales hacer todo lo posible, desde promover nuevos parques nacionales hasta salvar la selva paranaense. Vean la imagen satelital de Misiones: entre países que destruyeron su fauna y flora nativa, la provincia es esa mancha verde que muestra -sin necesidad de dibujar las fronteras- nuestro territorio nacional, al que quedó acotada esa riquísima porción de naturaleza gracias a la acción de hombres como Chébez.
Autodidacta imprescindible (como la Historia precisó a Schliemann para desenterrar Troya cuando las cátedras descreían de mitos, como la Geografía precisó a Colón cuando los sabios de Salamanca se creían con los pies sobre la tierra... plana), deja al mismo tiempo una camada de ambientalistas en acción y un vacío enorme en la trinchera defensiva de nuestro patrimonio natural. Con uno de sus libros en la mano acabo de escribir con enciclopédica frialdad su biografía en Wikipedia: abrí una cuenta allí sólo con ese propósito.
Métanse en su sitio (donde me di el gusto de publicar sobre Cousteau y Maradona), búsquenlo en YouTube y en las librerías. Yo todavía no puedo creer que no lo encontraré de otra forma, para debatir apasionadamente temas de la más trascendente actualidad oculta, o simplemente recordar milongas de su querido Atahualpa. Así me sale recordarte, nombrador. Allí estás ahora, con los que se fueron.
.

8 comentarios:

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

que bueno que haya alguien que siga defiendo su ideología y se preocupe por su recuerdo.

OPin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aíta dijo...

Coincido con Jennifer!
Amo ese fragmento que publicaste.

Volví, pasa por "mi casita" cuando quieras! Te mando un saludos grande!

Zippo dijo...

A veces pienso que dependo demasiado de tus artículos para maravillarme y conmoverme con las cosas que ocurren en este mundo, Unser.No lo conocía a este hombre, y lo digo con un dejo de vergüenza.No nos faltes nunca, esta es tu veta, tu camino, amigazo.

Andre dijo...

Yo tampoco podía creerlo, se fue demasiado rápido, LPM! Quedamos huerfanitos :(
Beso

Almafuerte dijo...

No tengo muchas palabras para agregar. Con el tiempo nos vamos a dar cuenta realmente lo que perdimos con la partida de Juan.
Hay mucho por hacer.
Un abrazo.

unServidor dijo...

Gracias por los comentarios (y a vos OPin por la sabia observación).
Todo lo escribí en una noche y de corrido, tanto este post como registrarme en la Wikipedia y aprender cómo subir un artículo. Me enteré el domingo ya casi a la medianoche, y no paré hasta las 6 de la mañana del lunes.
Muchísimo quedó por decir (sólo de ejemplo: el pequeño mamífero misionero Abrawayaomys chebezi fue así bautizado en su honor... háganse una idea) y muchos más pueden decir mucho más. Yo escribí con las sensaciones del momento (toda crítica velada a lo que sea es sólo mía) y he aquí -curiosidad del destino- que el lunes entro a Yahoo y veo como noticia de tapa... la muerte de un ex-participante de Reality...
Pero bueno, no hablo del pobre diablo sino de los medios, o a qué cosas damos importancia como sociedad.

Ahora bien, aunque no sean medios masivos, puedo linkear otros que sí hablan de él y con mayor autoridad que un servidor:
Los que se van
Aves Argentinas
Vida Silvestre
ComAmbiental
La voz de Cataratas.

Zoquett dijo...

A mi me llegó por mail, la noticia, desde la red argentina de paisaje... triste. Sobre todo que no salga en grandes lugares su historia, cuando alguien como él sí se preocupó de cosas trascendentales, cosas que son un legado para nosotros y para todos los que nos vendrán adelante.
Desapercibido no pasó, al menos por la gente a la que debía importarle. a la que aún piensa que la ecología no tiene que ser algo "copado" sino algo necesario en nuestro mundo actual.
Lindo, ojalá haya muchos Chébez ahí afuera, luchando por defender nuestros verdes.