Google

viernes, 8 de enero de 2010

Jazz con relaciones

¿Es acaso la música una mera secuencia de sonidos? Para empezar es más, pues implica una forma de arte. ¿Y qué es el arte? Haré de cuenta que no leí el chiste obvio en sus pensamientos... (sí, sí, ese del frío). No lo sé, pero estoy seguro de algo: antes que una materia, es un hecho, y más aún, nos conmueve. Y de esto me agarro, sin dictar definiciones, de las cuales la más liviana que oí ("todo es arte") provoca que al final resulte ser nada. No comparto pues esa generalización, pero ¿dónde está el arte entonces? ¿en la obra, en el artista, en el espectador... o en el éxito de la triple comunicación de todos ellos?
Si el arte tiene una anatomía, pero yo no soy fisiólogo, eso no quita que pueda verle dos piernas: la emoción y la comunicación. No son excluyentes ni exclusivos, pero son imprescindibles a mi parecer para sostener su cuerpo y hacerlo avanzar. Y con esto quiero retomar al tema de la música. Ella reconoce infinitos géneros, pero por más "científico" que pretenda ser nuestro método de catalogación, no dejan de estar circunscriptos a nuestra necesidad de organizar nuestros saberes. Encasillar es una consecuencia de estas mañas, y aunque en el archivo abunden errores, resulta práctico cuando todos estamos de acuerdo. La comunicación camina sobre "palabras" que son su adoquinado y sus pies; signos etiquetados sobre trozos de realidades con los que nos relacionamos las personas para que al decir "hand·ball" no pensemos en voley ni en basquet, aunque ambos involucren "hands" y "balls". OK: ahora aterrizo, a ver si me comunico mejor.
Hace unas semanas, un saxofonista estadounidense cerraba un Festival de Jazz en España, cuando un espectador lo acusó de hacer música contemporánea, pero no jazz. Casualmente, en esos mismos días un grupo europeo cerraba otro Festival de Jazz, en Buenos Aires. Prometía ser un tributo a Billie Holiday, pero a más de un espectador le pareció que lo único rescatable era la cantante, pero no podíamos rescatarla del alud de sonidos electrónicos que competían por mostrar el virtuosismo de sus ejecutantes. A quienes se babean ante fenómenos como los dedos más rápidos (que podrían equivaler a la mujer barbuda del circo, o un pollo vivo sin cabeza), el espectáculo gustó. Pero la gente que se levantaba y se iba, fue in crescendo, incluyendo a músicos de gran trayectoria en el jazz y gentes de paladar amplio. Por lo visto, se fueron porque lo que querían ver era (qué locos) un tributo a Billie Holiday...
Aunque parezca curioso, recordé a Atahualpa Yupanqui. Muchos lo "homenajeaban" en vida, y él no tenía pelos en la lengua para decir -por ejemplo- que la versión de "Duerme negrito" que acababan de presentarle sólo lograría despertarlo...
En la música hay palabras cuya amplitud en aumento desdibuja su significado. Jazz es un ejemplo. Y ¿nunca escucharon a alguien hablar de "música brasilera"... siendo Brasil el país con más variedad de ritmos del mundo?
Todo esto podría ser la primera mitad del prólogo de un extenso ensayo. Pero no, porque los blogs tienen comentaristas, y basta con encender la mecha para provocar pensamientos y cumplir objetivos. Entonces, esta intro es para que el público cante. Prólogo del siguiente ¿juego? donde pueden hacer tocar distintos sonidos a tres ovejas digitales. Algo así como un post "telonero" de un grupo sorpresa.



Buen fin de semana.

(Por si no se leen los textos que el juego tiene debajo: la columna izquierda dice: DRUMS - BASS - KEYBOARD. La del centro: KICK - SNARE - HI HAT. La de la derecha: DANCEHALL - HIP HOP - REGAAETON - ONE DROP - GRINDIN').

13 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

El arte, es la reacciòn del ser humano, ante la certeza de su propia muerte.

Eso es todo.


(che, donde està la mujer barbuda? en que circo? tiene pelos en las axilas? donde, donde?!)

Pazcual dijo...

Personalmente, considero que lo establecido no debe sufrir muchos cambios, a ezxcepción de que el cambio que presente sea algo que valga la pena y que dé una perspeciva fresca, pero que mantenga las bases. Esto va directamente con el arte y la música, y para mí, el jazz contemporaneo no transmite absolutamente nada más que muchos dolores de cabeza y la pregunta de si alguna vez estudiaron el jazz o si yo sé más que ellos (pero ahí peco de sabelotodo). En cuanto al arte, pienso que el arte contemporaneo no ha encontrado una base fresca, sino que repiten lo mismo de lo mismo y de nuevo, no transmite nada sino confusión (y el hecho que utilicen "es que ese es el punto" está muy gastado)y pesadez -sobretodo la escultura-. Hay cosas que deberían quedar en status quo, y para mí, el jazz debe permanecer en su más puro estado, más si te dicen que es un tributo a Billie Holliday, que por lo que escribes, termino siendo un tributo a los conciertos electronicos.

Saludos y feliz fin de semana,

Paz

Fender Gebiet dijo...

Si, la cuestión de si el jazz debe conservador o revolucionario viene de lejos. Por mi parte, hay buena o mala música, por ejemplo mal jazz conservador o revolucionario.

La candorosa dijo...

No se no se, comienzan mis vacaciones y no estoy para disquisiciones sobre arte, señor!! (?)

Eso si, con la banda de las ovejas, ¡¡nos tocamos todoooo!! jjajaaaa

Saludazos y candores!

unServidor dijo...

Gaucho: Esperaba de usted esa definición. O la de la ventajosa reproducción sexuada...

Pazcual: ¡Exactamente! El tributo fue, más que para B. Holiday, para B. Franklin...

Fender: Para las revoluciones personales no son convenientes los atentados suicidas.

Candorosa: También está bueno, en vez de teorizar sobre música, hacerla. ¡Que la pases de maravillas! (eso sí: no veranees en la Bristol justo vos... jajaja)

Agente Smith dijo...

Hola Unser,
De jazz, nada, pero me entretuve un rato haciendo sonar las ovejas. La próxima poné uno en que les disparemos con un rayo exterminador.
Te cuento que por temas de laburo vine a América, una ciudad chiquita cerca de Carlos Tejedor, Pcia. de Bs. As. y en una laguna cercana vi una cantidad impresionante de flamencos, bien rosados, y pensé automáticamente en vos, te hubieras hecho una panzada de fotos. ¿Podrías poner algún post de flamencos?
Gracias,
AS

licha dijo...

la parte d la música brasilera me hizo acordar cdo a raiz d una peli q vi me puse a bajar bossa nova, y de los 20 temas q abre bajado apenas dos eran masomenos como lo q queria escuchar....


.... eso del jueguito.... son ovejas??? santo cielo!

El Profe dijo...

Me gustan varios estilos pero el Jazz me puede. :)

Nick dijo...

Yo opino (jeje siempre quise empezar con esa frase) que todo depende de la habilidad de los músicos para transmitir sentimientos más allá de como lo lleven a cabo, por ejemplo, en este momento escucho un tango cantado por Baglietto y me emociona (o me produce los mismos sentimientos) lo mismo que la versión original, aunque al escucharlas son totalmente distintas.

Por otra parte hay músicos, perdón entrecomillemos la palabra para no ofender a los músicos, "músicos", decía, que no me transmiten absolutamente nada y por más que se esfuercen lo que hacen no me gusta para nada, por más que sus notas sean una copia del original y su técnica perfecta.

No sé, desvarié un poco, pero es mi opinión.

Abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

El Jazz me gusta, pero es tan variado!! Larry corriel, o al di Meola, me encantan, pero no todo lo que hacen.

En cuanto al nivel de la mùsica de hoy, el problema, es que han abandonado la reproducciòn sexuada.

Los mùsicos, no se casan con las musicas, para tener "musiquitos".

De ser asì, la naturaleza aplicarìa el "metodo de selecciòn natural", y, en pocas generaciones, serìan todos Stravinkys.

Pero no, nadie me hace caso.

En fin.

unServidor dijo...

Agente: Por supuesto. Deme un tiempo, que ahora ando con asuntos vacacionales, pero espero poder hacer ese posteo antes de que termine el verano.
:)

Licha: Tal cual. A usted puede gustarle Maria Bethânia, y entonces vienen los Reyes y le regalan un CD de Xuxa, "porque a vos te gusta la música brasilera"...
:P

Profe: el tema es que lo puede... tantas cosas.
XD

Nick: Por supuesto. Usted "desvía" por ejemplo -como dice- pero al ponerle onda ¿quién se va a quejar?
;)

Gaucho: Si su tributo a Stravinski es en una cama, también usted va a tomar por sorpresa a alguna gente.
XD

Nicolás Aimetti dijo...

Miles Davis empezó tocando bebop, después cool, luego jazz modal, de ahí al hard bop, pero sacando en el medio un disco como Sketches of Spain (uno de mis preferidos), donde toca el Concierto de Aranjuez. Después arranca toda la locura electrónica, llegando casi hasta el hip hop. El siempre prefirió no etiquetarse y decir que era músico y por tanto hacía música, que eso de poner etiquetas era para los críticos. Sin embargo, indudablemente es un músico de jazz, y ningún festival de jazz le negaría la entrada.
Según Wynton Marsalis el jazz llega hasta el quinteto de Miles, de ahí en adelante es otra cosa. No comparto, pero Wynton es muy groso y hay que mencionarlo, y si bien es muy absolutista, tampoco habla al pedo.
Yo comparto la visión de Miles, y el credo de Bubber Miley: "It Don't Mean a Thing, If It Ain't Got That Swing". El jazz se define por la improvisación y el swing, claro que no tiene que ser necesariamente el swing de los años 30, pero si te tiene que contar algo, y no todo es Jazz, eso seguro.

unServidor dijo...

Tu comentario enriquece notablemente el post.
Tantas definiciones me recuerdan a la primera parte de un reciente post de Podeti. En mi trabajo, dos compañeros integran un trío que toca música electrónica según uno, y fusión según el otro. A veces las confusiones no vienen sólo por las etiquetas que pone el resto, sino las que uno mismo cree que tiene para "anotarse" en una categoría determinada, con lógico riesgo de defraudar a algunos. Pero al final, creo que es como dicen los de la Fénix Jazz Band en su espectáculo: Usted cree que no sabe de jazz, pero si está moviendo así el piecito, ya sabe todo lo importante...