Google

viernes, 22 de febrero de 2008

2008: El año del Cuis

Iniciado recientemente el año chino de la Rata (adecuado momento para felicitar a Jerry, Mickey, Ratatouille... y atacar a Ludovica en la calle) he vuelto a ser poseído por la srta. Mª Inspiración. Y digo:

Habiendo tanto horóscopo, desde los antiguos occidental y chino a los "milenarios" celta y maya inventados en el siglo XX, es hora de un horóscopo lunar bien argentino, algo así como una ASTROLOGÍA PAMPA.

Como receta aprovecharemos los exitosos 5.000 años del chino para robarlo íntegro (práctica por cierto bien criolla) cambiando su docena de animales por otros autóctonos más o menos equivalentes. Luego diremos (por ese temita legal de los plagios) que este saber fue transmitido entre los Patoruzek por generaciones desde hace 10.000 años, y lo reveló un trapalandés en una cantina de la Boca antes de volver a recordar el camino de regreso a sus mágicos pagos, una vez pasada la resaca.

Resumamos lo fundamental de su perorata (que empezaba con un emotivo "Negros de mier(hic) mi er(hic) mi hermosa pactria: Ya es hora de que sabáis esto...").
  • CUIS: Signo de ratis y rateros por igual, descolla por su viveza criolla. Gusta de las palancas de cambio peludas con dados y otras mersadas, así que siendo este su año, ojo al piojo. Capaz de hacerse los ratones con cualquier cosa, su inconveniente mayor es la transmisión de enfermedades. Ejemplo: el viejo Vizcacha.
  • TAPIR: Nuestro más rollizo mamífero terrestre presenta una sexy pancita cervecera, y una pachondez que sólo altera si no encuentra el control remoto. En China son más cornudos que acá, sin embargo los nuestros son de sacar más trompa que aquellos, además de preferir viajar en el zulky antes que tirar de él.
  • YAGUARETÉ: Este va al frente, por eso van quedando menos. Medio fanfa, no nota el mal gusto de sus tapizados. En la playa exhibe con orgullo una malla cara pero ordinaria, de la cual el resto de la fauna no osará emitir opinión (más bien, omitirla). En la escuela está bueno tenerlo de hermano mayor.
  • MARA: En China no saben la diferencia entre un gato y una liebre, tanto para la astrología como para la gastronomía... pero acá lo resolvimos fácil. La mara es tranqui, nos presta la oreja, y aunque no gusta de perder con la tortuga santiagueña, zafa porque este signo quedó fuera de competencia. Recibe apodos tipo "Michi".
  • UNENLAGIA: Como el dragón chino, nuestro dinosaurio-ave supo tener tiempos mejores, pero -hoy por hoy- no existe. Esto a su vez lo torna, ante los demás signos, impredecible, creativo, distinto al resto de los mortales. Sufre problemas de aliento, y aún de credibilidad entre la chusma, pero muchos quisieran parecérsele.
  • CULEBRA: Rastrera, enroscada y rompe-huevos, pero vivísima y con mucha suerte (de la buena o la mala, es indistinto). Pese a ser trepadora y algo fría, es deseada por mucha gente, a veces como un simple objeto. Pero a ella eso no le molesta tanto como su digestión lenta, por esto de tragar sin masticar.
  • LLAMA: Como el caballo, puede cargar cosas ajenas, y quien la monta querrá una foto que eternice el momento. Antes, hay que ganársela (lo cual es una destreza criolla). Irreflexiva, y por ende, convincente para dirigir a unos cuantos. Exceptuando cuando nos escupe compulsivamente, es en general muy simpática.
  • HUEMUL: A falta de ovino y/o caprino criollo, está este pequeño cérvido que también tiene cabeza dura, y a quien no le molesta llevar cornamenta tanto como le pasaría a otros. Aunque no tiene la lana que sus equivalentes del viejo mundo, es más amable y chuchi, aunque introvertímido. Amerita diván.
  • MONO: Más colgado que el del viejo mundo, pero tan sabio e inmoral como aquél (?). Haciendo la suya no hay quien le gane. A veces hay que rogarle que se quede quieto de una maldita vez, pero también es muy divertido. A la hora de vestirse, la seda les sienta mal. Obviamente, es de irse por las ramas.
  • PAVA DE MONTE: No será un relojito como el gallo chino (que a su vez, no es como el suizo), pero es rendidora la guacha. De puro curiosa, puede llegar a caer en la pavada. Gente sabrosona, aunque crea por ejemplo que le queda bien ese tatuaje espantoso que tiene ahí. Uh, y ese peircing ni te digo...
  • ZORRO GRIS: Medio vigilante, pero también obediente, menos con sargentos de apellido García. Si le señalás algo, te mira el dedo o la cara. Callejero por derecho propio pese al reclamo de algún hortelano. De buen olfato, en el viejo mundo te organiza el ganado (como un sindicalista), pero acá prefiere vivir del mismo (ídem).
  • PECARÍ: Amigo de alguna que otra chanchada (ejemplo: hacer la porquería), no deja igualmente de ser un gordo bueno. Es comprensivo y casi siempre afortunado aunque a veces tiende a la decepción, por ejemplo cuando se ve venir una picadita con queso en la que no comerá. Algo sucio. Ríe como un cerdo.

Finalmente, el ciclo anual retoma al cuis y así, cosa de siempre reciclar los mismos 12 libros cambiando sólo el número del año. Como ven, hacemos negocio y patria a la vez... El Destino ya está escrito. Cómpremelo.

12 comentarios:

Cale dijo...

Bueno, le compro, pero exijo descuento...
No me agregó al tatú carreta y eso me dolió un poco, que quiere que le manifieste.
Bicho probo y autótonoc que resiste los embates del godo invasor con su dureza y picardía, el tatú es el paradigma de la resistencia criolla, vea!
Hasta se lo copiaron los gringos imperialistas con el armadillo, fíjese los méritos del quelonio.
Y para colmo le ofrece virtudes musicales el sujeto este, pregúntele al Jaime Torres sinó... :)

Baterflai dijo...

Andamos sin hornero pero andamos (justo a ud. que le gustan tanto los pajaritos!) y me parece que yo doy el perfil huemul full full.
Qué me deparará el destino? ah?

un servidor dijo...

CALE: Cuente con ese descuento. No le puse el tatú, vea, mire, por 2 motivos:

1) Era más económico buscar equivalencias zoológicas con el horóscopo chino, dando el resultado visto:
RATA -> CUIS
BUEY -> TAPIR
TIGRE -> YAGUARETÉ
GATO/LIEBRE -> MARA
DRAGÓN -> UNENLAGIA
VÍBORA -> CULEBRA
CABALLO -> LLAMA
OVEJA/CABRA -> HUEMUL
MONO -> MONO
GALLO -> PAVA DE MONTE
PERRO -> ZORRO GRIS
PECARÍ -> CHANCHO

2) Su tatú es pura virtud. No hay ninguna generación anual de argentinos repetible cada 12 años que sea tan intachable.

un servidor dijo...

BATER: Échale la culpa al chino... que tenía un ave sola.

Ya iremos mejorando... (tengo pensado otro donde su signo lo elige el lector, siempre y cuando pague). Por lo pronto, los años de nacimiento que decretan cada signo inapelable son (2ª mitad siglo XX):

CUIS 1960, 1972, 1984, 1996.
TAPIR 1961, 1973, 1985, 1997.
YAGUARETÉ 1950, 1962, 1974, 1986.
MARA 1951, 1963, 1975, 1987.
UNENLAGUA 1952, 1964, 1976, 1988.
CULEBRA 1953, 1965, 1977, 1989.
LLAMA 1954, 1966, 1978, 1990.
HUEMUL 1955, 1967, 1979, 1991.
MONO 1956, 1968, 1980, 1992.
PAVA DE MONTE 1957, 1969, 1981, 1993.
ZORRO GRIS 1958, 1970, 1982, 1994.
PECARI 1959, 1971, 1983, 1995.

amar dijo...

me temo que no consumiré esta ocasión..
los artificios expuestos me tan provocando urticaria..
y no por las descripciones
sino por que innegablemente me lleva a "tanto horóscopo" sentenciado
je

hay que oler para poder estornudar..
recordando a Tania
'ontas canija.. ?
ays

servidor servido..
ia lo dice Tere.. (Teresa de Calcuta)
el que no vive para servir..
no sirve para vivir..


pero me huele a que vives.. O_+

vivir amAr
amAr vivir


amAr..

Fla-q dijo...

Sin duda soy huemul!
Sin duda
Sin duda!!!

(no, lo de la cornamenta, paso =D )

Andre dijo...

Excelente! Me reí mucho....parece que somos varios los huemules...
eeehhhhh...no por la cornamenta, también aclaro! Y sí por lo de ameritar diván...jajaja

Ichiara dijo...

Ay coño, que me cayó el yaguareté y ahora voy a tener que ir partíendome los morros con to el que se pase...

Un gran invento tu horóscopo, lo compro si me haces la adaptación viejuna (con el toro, el buitre, el cerdo, jejeje)

Un beso

un servidor dijo...

Pues un yaguareté para tantos tiernos huemules (que aquí comemos zanahorias)... es como cierto "equilibrio biológico", Isa...
XD

Baterflai dijo...

Carajo.
Zorro gris.
No me disgusta, eh.

ani. dijo...

soy cuis, soy cuis, soy cuis.
Pero no contagio, soy limpita, eh.

un servidor dijo...

Bater: Mirá vos, la muy zorrita... Pero bué ¡qué hacer contra el Destino!

Ani: Cierto, los roedores más contagiosos son de origen gringo, como el del H.Chino. Feliz año, puede llevarse sus zanahorias y ya figura linkeada en este sitio.