Google

lunes, 24 de noviembre de 2008

Naturaleza salvaje

Acabo de regresar del Palmar de Entre Ríos, donde estuve 3 días participando de un relevamiento de fauna, flora y suelos. Aún así -habiendo trabajado y mucho- no cambiaría todas esas horas al aire libre por la mitad en esta oficina de aire acondicionado y movimientos condicionados, luz artificial e importancia ídem, y antinatural naturaleza. Y aquí estoy sin embargo, sin mayor recreación para mis recreos que una computadora.
.
Puede ser mi propia debilidad la culpable de que yo quiera darle salud y educación a la gente que traje al mundo, y de que en dicha urgencia haya terminado siendo otro pistón más de la maquinaria que detesto.La Aurora del Palmar (21nov2008) No es de lo que quiero tratar en todo caso. Pero tras 70 horas en “mi elemento”, regresé con el alma descansada como si hubiera estado dos semanas de vacaciones. Y entrar en esta gran metrópolis -donde de a poco iré perdiendo los callos de mis pies como la paz de mi cabeza- me volvió a recordar la locura de nuestra racionalidad.
.
No quiero “convertir” a nadie, ni desmerecer a los “bichos de ciudad”, pero aún así pienso que estando dentro de semejante "tumor urbano" perdemos humor y urbanidad. Nuestra capacidad de asombro se aletarga ante tamaña violencia, stress e intoxicación, al punto de que sea normal vivir bajo cuatro llaves. Entonces, de pronto, recuerdo a Diógenes, aquél viejo filósofo griego, que al ver las murallas de Atenas decía que, si se habían construído para protección contra los bárbaros... era claro que éstos habían quedado adentro.
_______
BONUS TRACK:
.

Los Piojos: Bicho de ciudad.

23 comentarios:

ale dijo...

Muchas veces reniego de la vida de allá, de la lentitud, de la gente, de los horarios. Muchas veces digo que acá estoy mejor, que es una mezcla justa entre gran ciudad y tranquilidad. Me gusta el departamento, la independencia, el ruido, la empresa, la facultad, los apuros, el salir de mañana y volver de noche.

Pero si hay un lugar que me viene a la cabeza cuando pienso en respirar, es Catamarca. Siempre. Nunca va a haber gran ciudad que se compare con el aire puro de la montaña.

elizabeth auster dijo...

Ay, mire, tome un poco de esto que a lo mejor lo alivia:
http://www.youtube.com/watch?v=HPQGQwnVFhE

cerriwden dijo...

Hoy tengo guardia; es decir me voy a la capital. Acá en los suburbios, todavía nos preocupamos por la sequía y tratamos de aligerarla con el inútil auxilio del riego; acá hay colibríes, e invasión de hormigas machos.ahora canta el pájaro de la madrugada, que me despierta antes que el reloj; hay un carancho que persigue a los más chicos, hay troncos caídos en el jardín,las madreselvas salvajes coparon el fondo.
En fín, no sé de qué me quejo.
Cierto que hoy tengo guardia y tengo que subirme al Sarmiento.
Besos

Lorena dijo...

Las 2 cosas que más me afectan de la ciudad son:
1) tener acceso a tan pequeña porción de cielo
2) tener que andar cuidando las pertenencias y desconfiar de quién ni tuviste la posibilidad de conocer.

Ultimamente tengo que hacer unos 100 km para encontrarme...ojalá pueda invertirse en el futuro y haga 100 km para enajenarme cuando quiera hacerlo.

MuMiNa dijo...

hay alguien que dijo que el humano necesita más de espacio que de tiempo.Lo leí cuando muy joven y no lo entendí porque Buenos Aires lo era todo para mí.
ahora estoy tras ese espacio.


Besos,UnSer

ElFlaco dijo...

Y estamos tan anestesiados en el sopor hurbano, la internet y los programas de tv que la somnoliencia se adueña de nuestro ser y en mi caso particular uno se da cuenta que estando a 20 minutos de las sierras, de los lagos y rios no tenemos ni la reaccion ni la accion que nos impulse a desenchufarnos de este vertiginoso dia a dia, se que me voy a arrepentir, gracias Unser por este sacudon, este fin de semana desempolvo la parrilla levanto a la flia temprano y haremos dia de sierras y lago, camara en mano despues les cuento.

Milenius dijo...

Hay que abandonar la capital. Pero no vengan todos juntos para el oeste, por favor, que si pasa eso mi porción de cielo se va a achicar...

elizabeth auster dijo...

Ah, coincido totalmente con Ale. Aprendí a respirar en Mendoza a los 32 años. Allí también conocí el cielo violeta. Y la montaña... y no sigo porque falta para irme (le juro, Milenius, que respetaré la porción de cielo de todos los demás) y me da una nostalgia tremenda.

Cassandra Cross dijo...

Leer una evocación como esta, a dos días de empezada la semana laboral y extrañando como efectivamente extraño esos campos, y el aire, y el cielo azul (séh, incluso las nubes de mosquitos!!)... leerlo me produjo una angustia terrible, Unser.
No es su culpa, claro. Son las hormonas, el verano y esta ciudad que nunca termino de sentir mía, por más que haya aprendido a estar cómoda.
Quisiera ser menos adaptable. Tal vez en ese humor rebelde tomaría de una vez la decisión de salir disparando de acá para no volver :-P


Mañana se me pasa.
Gran abrazo.

ani. dijo...

Completamente de acuerdo. Nos metemos solos en la jaulita (algunos nacimos en ella)
Mi sueño e intención es irme a vivir por ahí (ahí es donde haya aire, árboles, pájaros, mariposas, etc. en cantidad mayor que en mi fondo) en cuanto podamos retirarnos.
ah, ya publiqué mi inspiración :)
saludos

Guty dijo...

No sé, a mi me gusta acá. No es tan grande como Baires, pero tampoco es puro campo (que lo fue hasta no hace mucho). Será que nos vamos acostumbrando como la rana en la olla con agua.

El Gaucho Santillán dijo...

Yo vivo practicamente en el campo.

Los perros me muerden. Los caballos me comen la basura. Los mosquitos me muestran el DNI. Las hormigas hacen de taxi flet. Una vez se me metiò una rana en el inodoro (pensè que era un yacarè y me peguè un cagazo padre). Cuando llueve es un barrizal. Cuando hay seca, es un polvaderal.

Que lindo es vivir en el campo, Y LA GRAN FRUTA QUE LO TIRÒ!!!!!

Saludos

rubiaa dijo...

"Algunos tenemos que morir para que otros puedan vivir" lo escuché en algún lado, creo que en la película de Virginia Woolf.

Siempre me gustó ese tema de Los Piojos.

Saludos Unser, se te extrañó che.

unServidor dijo...

Ale: Conozco tu ciudad de Córdoba y nuestra provincia de Catamarca, así que puedo comprenderte.
:)
Elizabeth: ¡Gracias! Ahora lo agrego al post como una actualización al pie.
=D
Cerriwden: Es la vida. Algo de eso, por lo menos, es la vida. Lo otro... supervivencia.
;)
Lorena: Esa es otra gran diferencia; un cielo cuadradito y arriba, o un cielo redondo y alrededor.
=)
Mumina: Efectivamente, por algo nos roban el tiempo... y el espacio.
;)
Flaco: ¡Qué bueno! Esas son las cosas impostergables que nos quieren cambiar por un paseo en el shopping.
:D
Milenius: Jajajaja! Como dijo alguna vez alguien "Hay que llevar las ciudades al campo"...
XD
Elizabeth: Mendoza es una provincia hermosa. ¡HER-MO-SA!
:)
Cassandra: Gracias por "desenculparme" de esta angustia; ud sabe que me gusta sacudir pero nunca lastimar.
=)
Ani: Fui, vi, y oí.
=D
Guty: En Bs As, andás una hora, y seguís adentro. En tu ciudad, ya estarías en un cerro junto a un arroyo. Esa diferencia no es poca cosa.
:)
Gaucho: Pero cómo no vas a tener mosquitos si guardás las ranas en el inodoro!!
XD
Rubiaa: Guau, qué lindo saberlo. O... "qué extraño".
;P

ElFlaco dijo...

Como me gusta ese tema, me imagino arriba de un chevy del 72 por las rutas del sur, la cabeza afuera de la ventanilla dejando que el viento me pegue en la cara.
"La puta que vale la pena estar vivo"

Mona Loca dijo...

Si le propongo que se vaya a vivir a un country, me pega??
XP


chistin!


mi lugar en el mundo queda a 17 km de Sierra de la Ventana...ojalá algún día pueda vivir de rentas, en es caso, iría a vivir allí.
Sabe lo que me pasó las veces que fui de vacaciones ahí?
Que lloré como una criatura cuando me tuve que ir...

me acuerdo y lagrimeo.
enfin.

Fla-q dijo...

Vayan, vayan, yo les cuido Buenos Aires, les riego el macadam y le pongo cloro al agua de las fuentes.

Vayan, y traingan miel.

=D

La candorosa dijo...

La tranquilidad de los paisajes, la calidez de la gente de pueblos pequeños o ciudades pequeñas, el aire limpio... y tantos beneficios más, que podemos encontrar en centenares de lugares a distancia prudencial de las grandes urbes...

Saludos!!

Zippo dijo...

Desde la ventana de mi living se veía la cordillera nevada a escasos 10 km, Unser...hasta que me construyeron un chalet de 2 pisos enfrente.
Ahora, para ver mi querida montaña, tengo que caminar hasta la esquina. Y es subida.

elizabeth auster dijo...

Juicio por daño moral a los constructores de torres en Mendoza, agravado por mal gusto.

El Profe dijo...

La foto del gatito me encantó
y simplemente genial, cerrar con la reflexión de Diogenes. Es acertadisímo.

¡Un abrazo gigante, amigo!

unServidor dijo...

Flaco: Buena imagen. Le aconsejo la Nº3, no sea cosa que en otra ruta lo que le pegue sea algún cascote del ripio...
=D
Mona: En Villa Ventana fantaseaba poner un camping alguna vez. Fantaseaba, porque ya nomás el terreno me costaría más de... a veeer... los 37 pesos con 45 centavos que ahorré.
;P
Fla-q: Muy gentil. Pero cuide que no le roben el cloro ni la regadera.
XD
Candorosa: En el Paraíso las bicicletas se pueden dejar en las veredas sin encadenar. Como en varios pueblos nuestros.
:)
Zippo: Eso es terrible. Tom Jobim también veía el Corcovado desde su ventana, hasta que le tapó la vista un emprendimiento inmobiliario.
=/
Elizabeth: Realmente. Más adelante voy a postear sobre lo que le puse a Zippo, que viene interesante pues incluye "canción protesta"...
;)
Profe: Ud sí que sabe cómo se siente un artista si ante su trabajo sólo responde el silencio... jajajaja. Y Diógenes fue un grosso que vio el fenómeno urbano ya milenios atrás; no en vano se inventó la palabra "cosmopolita" (ciudadano del mundo) para desapegarse de ellas.
=)

Almafuerte dijo...

La relocalización debería ser obligatoria por mandato Constitucional. Aunque sea una temporadita, todos deberíamos rotar de región y de ambiente, y conocer el país más allá del propio ombligo.

Actualmente tengo un pie en la capital y el otro a 900 km. Posición incómoda, a veces me acalambro. Pero es muy saludable.... no sabe como lo comprendo....