Google

lunes, 3 de noviembre de 2008

Ortis enlargement

Entra y le molesta que la TV esté prendida en un documental. Llega a observar sin embargo los casos de "adorno-extremo" que se aplican algunos africanos, y se burla espantado. Su escándalo no distingue entre prácticas saludables o no, sino entre lindo y feo. Y con los negros no se identifica, por eso no ve que también su propia cultura tiene casos dignos de horrorizar a esa otra mitad del mundo que no atiende a Occidente con el mismo morbo por lo "diferente". Así que inicia un zapping y lo detiene gustoso al ver una mujer de inmensos senos. Está encantado y no le hablen de los problemas en la espalda que tendrá la señorita pues nadie la obligó (está convencido) a injertarse tanta silicona bajo la piel. Son bondades del progreso, que permite nuevos materiales y cirugías. El costo del progreso es ahora la tanda publicitaria, así que va y revisa sus e-mails. Sólo entró un correo, y es un spam. Le sugiere alargar su miembro para tener éxito en la vida. Para eso está mastercard, y todo lo demás... ya no existe. El mundo es un collage de superficies, detrás de las cuales no parece habitar nadie.
Navega la virtualidad buscando novedades. Un político riojano de sugerente apellido sostiene su campaña ofreciendo sacar más pecho. O ponerlo, según cómo se mire. Parece que sin siliconas no hay paraíso. Nuestras discos son noticia mundial por sortearle ampliaciones al tetaje criollo. Si seguimos agrandando todo, tanto sus lolas las lolitas como sus genitales los boludos, esto termina en explosión, y no sé si sólo demográfica. Porque una vez que la gente haya logrado el sueño de medir más que la media, ellos serán la nueva medida standard ¡y habrá que seguir agrandando! Otra opción sería atender más a lo interior, que en muchos casos ya parece vencido. Pero tal vez sea pedir mucho. Por lo menos a este personaje, que así lo dejo.
Porque bajo el suelo que pisa, duermen ignoradas sus raíces. Incontables leyendas nativas, como la del Curupí o la de Zapam Zucum, menos conocidas que tantas otras del viejo mundo. El primero era un petiso guaraní que andaba por el monte a la siesta, arrastrando un miembro viril tan largo que con él podía enlazar a sus víctimas, las cuales enloquecían -literalmente- al verlo. Antropófago el hombre, mejor era evitarlo echándose a nadar o trepando un árbol (era torpe -o cuidadoso- para estas actividades) cuando no usando un cuchillo para así cortar por lo sano. La otra era una mujer aymará de tetas gigantes, las cuales al andar hacían el sonido que le dio nombre a su portadora. Ella cuidaba y amamantaba a los bebés que quedaban a la sombra de algún algarrobo mientras los mayores salían a recolectar frutos, y de paso mantenía un fuego, para que se guíen por el humo al regresar de la jornada. Pero con los que mataran a ese árbol del cual ella era la protectora, no tenía piedad. Entre sus pechos, varios paisanos han muerto asfixiados.
No fueron en el origen más que personas con molestos problemas de salud, expuestas al chismerío.

17 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

jajajajajaja!!!! la Aymarà era "super pechuguet"!!!

La flauta con estas mujeres!!!

saludos

La candorosa dijo...

¡¡¡Cuánta fantasía con los tamaños anatómicos!!!

Hay mujeres que corren el riesgo de morir aplastadas ¡¡¡por sus propios pechos!!!

Lamentable, pues pocos consideran incrementar el conocimiento, el sentido común, la objetividad...


Saludos!!

Guty dijo...

Y pensar que los noventa todos se preguntaban ¿qué tendrá el petiso?
Acá hay muchos algarrobos, voy a ver si tengo suerte y encuentro a la pechugona.

Mafa dijo...

Hay gente pa todo.
Para el cuore enlargement no hay cirugías o para la egoísmo reduction.

unServidor dijo...

Gaucho: Si se sabía que venía no por oír los pasos si no su bamboleo... así que ¡imaginate!

Candorosa: Esos últimos son los spams que espero.

Guty: El mito llega a sus pagos bajo el nombre de Capansucana, pero ojo: según vecinos de Vichigasta, daría más para Hitchcock que para Fellini...

Mafa: Cierto. Y hablando de reducir, podrían agrandar sacando de donde sobra...

Tiburina dijo...

Muy interesante che. Me gustó. :)

Zippo dijo...

Curioso post, no sabía de esas leyendas, Unser.

checly dijo...

Faaa, buenísimo. "¡Exigimos ídolos con garantía de conducta!". Esa frase va en la pancarta.

Rapote dijo...

Todos los envases tienden a agrandarse. Hace un par de décadas una gaseosa de 2 1/4 litros era impensable y la de "apenas 1 litro" resultaba "tamaño familiar"...

Con los "envases humanos", tal parece, ocurre lo mismo.

Bueno, ahora hablando en serio (?), creo que todo lo que tenga que ver con una modificación de la anatomía está directamente relacionado con una enorme inseguridad del "individuo modificado".

Saludos (no me entendí ni yo mismo pero no pienso borrar el comentario)
;) Rapote

PD: Recordad el slogan del whisky "100 Pelusas"...

unServidor dijo...

Tiburina: Le aconsejaría en este caso, aclarar "qué" cosa...
XD
Zippo: Ahí tiene material para inspirarse. Eso sí... ¡a ver cómo pinta una ZZ... ATP!
XD
Checly: Gracias ¡y eso que la frase la puse 3 posts más abajo!
XD
Rapote: Creo compartir su opinión, así que por las dudas no me la explique.
XD

Monica dijo...

Ay Selecc, no habrá algun boliche que promocione agrandar cerebros, o simplemente el "manual para el uso debido y obligatorio del cerebro humano".
Bueno te dejo, me voy al médico...mmmm...bue...apenas un estironcito de párpados, pero !!ojo!!! que es para ver mejor, porque se me cierra el ojo y no veo nada, no vaya a creer que....noooo...
Besos

unServidor dijo...

Moni: Jajajajaja. Che, tampoco estoy contra tooooodas las cirugías; por ej una mujer que perdió un pecho es lógico que quiera emparejar... Pasa que esta sociedad presta más atención a las tetas con siliconas que a los senos con tumores. Las discotecas se llenan con su sorteo, y la gente que investiga el cáncer tiene que salir a manguear colaboraciones. Un beso.

Mona Loca dijo...

Ay, Unser...uste siempre dando en el ojo.

Pero bueno, convengamos que es màs facil lograr tetas mas grandes que cerebros mas grandes ( o el mismo, pero con màs superficie de uso, vio?)

Por otro lado no deja de ser curioso como los atributos sexuales de los personajes folclòricos tienen esa veta de mortiferez, no?
( ya sé, ya sé que no existe esa palabra. Ponga la adecuada)

besos!

unServidor dijo...

Mona: ¡es que no sé qué quiso decir con mortiferez! (además, que su comentario termine con "Ponga la adecuada. Besos" me desconcentra sobremanera).
;)

Abrujandra dijo...

Pombero, Yasy yatere, lobizón, ahó ahó, mi niñez estuvo plagada de testimonios de la existencia de estos seres. Cada cual le agregaba cosas para hacerlos verosímiles, es un mundo mágico realmente bellísimo.

unServidor dijo...

Un mundo mágico que va retrocediendo como la selva... Creo que voy a crear una Sociedad Protectora de Animales Mitológicos.
;)

Abrujandra dijo...

¿Cuándo me manda el carné?