Google

lunes, 28 de diciembre de 2009

Santos inocentes

Como todo 28 de diciembre -día de los inocentes- alguien se burlará de otro en su cara, para simple solaz propio. Acepto que, como dice la canción, "es preferible reír que llorar"... pero hoy se me ocurrió pensar la fecha desde otro ángulo, menos generoso para con nosotros mismos. Originalmente, este día se basa en el relato bíblico que narra una masacre de menores de dos años, ordenada por el Imperio para evitar el desarrollo de un líder local en territorio ocupado. La cifra de las víctimas (que alguna vez se creyó de quince mil) no debió llegar a veinte, pero -como fuera-, no cambia el sentido de la conmemoración: recordar a los niños que asesina el Estado.
Recuerdo entonces a las víctimas más pequeñas de la última dictadura. Justo ahora, cuando aún se discute si es correcto que alguien a quien le robaron a sus chicos pueda comparar su ADN con el de los criados por un potencial expropiador. Justo en estos días, en que el nieto número 100 de las Abuelas de Plaza de Mayo recuperó su identidad, para conocer así a su hermana, décadas después.
Es una opinión personal, claro, pero creo que este debería ser un día para seguir machacando con la importancia de la protección a la niñez. De igual modo, la Navidad debería recordarnos a los niños que siguen naciendo en la miseria, para atrevernos a "adorarlos", como si fuéramos reyes magos... sin trucos, ni corona. En cambio, los shoppings recaudan como nunca, en nombre de quien echaba a los mercaderes y convocaba a los niños. No es rara la contradicción, si la misma Fe que instauró un "día para los inocentes" repitió en su historia el mismo crimen, una y otra vez.
Y mientras los adultos nos intercambiamos regalos (y sin querer aguarle la fiesta a nadie) defiendo la inocencia, con uñas y dientes. Aunque éstos ya no sean de leche, la defiendo, así, hasta el ridículo. Incluso, acaso, con inocencia... y nunca, nunca lo suficiente. En el postmodernismo imperante sé que puedo parecer una vieja escandalizada: me molesta mucho la mezcla de material adulto con infantil, como si todo diera igual y sólo hubiera que protegerse a sí mismo. Como si el derecho del menor fuera menor. Como si debiéramos apurarlos a perder cuanto antes ese súperpoder tan vergonzoso: la inocencia.
.

No es el material "adulto" en sí lo que me molesta (si hasta sé lo disfrutable que puede ser en muchos casos). Es nuestro descuido para con la infancia -y para con el futuro- la que me rebela. Puedo encontrar la versión porno de un cuento popular en el escaparate de videos infantiles, hentai en el rubro "dibujitos", o mezclas como las que muestran estas fotos. Permítanme por hoy pecar de exagerado -si así lo hago-, pero la verdad, creo que hasta la televisión misma parece hecha para quemar cabezas. Y si lo hace con la de los grandes... imagínense.

Definitivamente, quiero vacaciones.

24 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es verdad todo lo que decìs. Todo està entremezclado.

Y si decìs algo en contrario, te tildam de Miguel Paulino Tato.

Concuerdo con todo, salvo con motejarte de "Vieja escandalizada".

("Vieja curcuncha", me parece màs apropiado).

Feliz 2010!!!

Milenius dijo...

No exagerás nada, UnSer, porque lo que decís nada tiene que ver con censura, sino con el respeto que nos merecemos todos.

Besos.

Agente Smith dijo...

Me gustó mucho tu artículo Unser, la verdad es que me gustan casi todos,me gustó mucho también el del VW Escarabajo.
Comparto tu preocupación por la mezcla, no hagas caso a Gaucho Santillán, yo te llamaría vieja pacata como mucho.
No, pero en serio, creo que hay una edad para cada cosa y no hay por qué meter una mente infantil en temas de adultos antes de tiempo.
Cuando hace poco salieron a escandalizarse porque no se permitió a un grupo que protestaba desnudarse en la Plaza de Mayo, me puse a pensar cuando mi abuela me llevaba a dar de comer a las palomas hace muchos años. Me pregunto a santo de qué se debe exponer a una abuela con sus nietos a que aparezca una caterva de tipos y tipas a ponerse en bolas en una plaza, me parece innecesario e injustificado.
Saludos y Felicidades,

LALE dijo...

Para recordar algo que fue parte de la niñez de varios acá, edades aparte...

"Vieja podonga" me parece el mejor mote, cortesía de nuestro querido Rondamón

;)

El Gaucho Santillán dijo...

Acepto "Vieja podongueda", que tiene màs punch.

Mona Loca dijo...

TIene mucha razón y me canso de encontrar esos entreveros màs que en los kioscos, en la tele.

Estás mirando cualquier cosa, y te aparece una escena de sexo que te permite aprender unas cuantas cosas, y uno no sabe qué decir, a veces cambio, otras veces es "cerra los ojos" otras veces la dejamos pasar y cruzamos los dedos para que no sean mas qeu unos besitos...

Al final lo unico que puedo mirar con mis hijos es Disney Channel!!


Beso grande y que termine bien el año, Unser

unServidor dijo...

Gaucho: Algo de curcuncho tengo. A veces me sorprendo con los hombros caídos.

Milenius: El respeto que nos merecemos... Justamente, por ahí creo que pasa el asunto. Como sociedad, no nos tenemos ningún respeto.

Agente Smith: Ese es el punto. Nietos y abuelas tienen derechos, pero parecen ser una "casta inferior", porque dudo que sean minoría y sin embargo parecería que nuestra sociedad piensa en ellos como "excepciones".

Lale: ¿Don Ramón decía "podonga"? ¡me lleva el chanfle!

Gaucho: Si hablamos de recuerdos de infancia... ¡claro que el PUNCH no puede faltarnos!

Mona: Para colmo, esas cosas no aparecen tanto ahora porque hayamos ganado libertades nosotros, sino porque se las apropió el capital, para el cual la ganancia económica lo justifica todo. Un capital bastante pajero, dicho sea de paso...

Anónimo dijo...

tenes mucha razon en lo q decis. Hoy decis: yo miro el chavo del ocho y te miran com si fueras un completo bopludo y si decis ayer me mire una peli xxx pasas como un super vivo.

licha dijo...

interesantes todas las variantes de vieja escandalizada!
juajuajua

el artículo en cambio.... deja tristeza.. q barbaridát
:´(

Any dijo...

Y es cierto, nosotros éramos mucho mas inocentes, tontos al lado de los chicos actuales. Ahora la niñez dura menos, todo va mas rápido, los bombardean a los pibes desde todos lados, están expuestos, "sobreinformados".
No es escandalizarse, es preocuparse creo.
Un abrazo

Zippo dijo...

Yo soy un defensor de la inocencia a ultranza. Casualmente, mis mejores amigos suelen ser personas cándidas e inocentes, víctimas fáciles de la sorna y la burla ajena.Porque el brillo de sus miradas suelen ser el mejor espejo donde me gusta reflejarme.
Intento conservar en mis hijos esa inocencia como un preciado tesoro; prefiero verlos sufrir por inocentes, porque eso los templa; y no tener un mini adulto vivo y astuto en casa.En esta larga ruta que es la vida, terminan mejor los que traen las mejores virtudes desde la infancia. Y la inocencia, es una gran virtud. Listo.

Elizabeth Auster dijo...

Muy buen artículo, Unser. No exagera. En esta sociedad irresponsable, atacamos la inocencia de los niños exponiéndolos tanto a miserias como a excesos, y a continuación pretendemos aislarlos y castigarlos hasta con la pena de muerte por sus desbordes.

unServidor dijo...

Anónimx: Una gran verdad. Y lo peor es que estos "vivos" después no alcanzan nunca la madurez bien entendida de quienes han tenido en cambio una buena infancia sin apuros.

Licha: Sólo faltó que me traten de bruja... pero no está bien mezclar al niño Dios con Halloween.

Any: La niñez dura menos, y por eso, la madurez no llega nunca.

Zippo: Emotivas palabras. Sus amigos pueden estar más que contentos de haberlo conocido.

Elizabeth: ¡Atinadísima observación! Que vayan presos desde niños, o que los mantengamos hasta el cuarto de siglo... todo pensado por los mismos legisladores.

El Gaucho Santillán dijo...

El punch! el punch! En mi escuela, reemplazaba al dinero.

LALE dijo...

poohhhhh las PUNCH!!

Eran más ricas que Las Yapas... pero duraban menos...

:(

Lucy in the Sky dijo...

Cuánta razón tenés. Esta sociedad cada vez se vuelve más insensible y el lavado de cabeza más intenso. Nos estamos olvidando de nuestra propia esencia. Y lo peor es que nos olvidamos de que los menores de hoy serán los que tomen las decisiones mañana... Y ahí, esto que vemos ahora va a parecer un cuento de hadas.

Mariana dijo...

Ya no hay niñez, hay Infancias, desde allí hay que empezar a repensar - nos. Desgarrarse las vestiduras es fácil, Hacer es de un costo cotidiano que pocos están dispuestos a pagar. En la vida diaria muchos y muchas se llenan la boca sobre los niños y niñas, se preocupan por sus destinos, SUS destinos? y a la par de eso los invisibilizan para lograr sus deseos mezquinos.
No hay que irse muy lejos, ni muy grande para hacer lago bueno por el cambio, hay que quedarse en la propia chacra y mirar-se a sí mismo largo rato.
Blog cargado de reflexiones psicosociales...te felicito!

Mariana dijo...

mirá mi fallido mecanográfico: LAGO por ALGO jaja! será que vivo en la patagonia? será que hacemos agua?
Ah! "Esta sociedad" somos nosotros, no está por fuera de ninguno de nosotros/as, LUCY!
El lenguaje es una buena manera de empezar a hacernos cargo no?

La candorosa dijo...

Apoyo cada una de sus palabras, puntos y comas, pues me siento completamente identificada con su sentir, y por saber que debemos estar muy atentos, alertas y acompañar a nuestros "niños", para evitar que se les queme la cabeza!!!

Abrazotes!!

PD 1: a los kioskeros les marco la ubicación de las revistas, y levanto la voz como para que me escuchen, y viera como cambian de lugar el material!!!jaja (soy de terror).

PD 2: con la tele ya no tengo el mismo poder, pero... tenemos control remoto y por suerte existen canales de deportes y Bob Esponjaaaa!!! ajajaaa

Más abrazotes!

Pazcual dijo...

Es que en definitiva, eso es algo no puede dejar de lado, sobretodo teniendo cuenta en el raro mundo en el que vivimos. Yo apuesto también por esa inocencia pura y esa protección a los que son el presente y futuro de este mundo.

Saludos y felices fiestas,

Paz

unServidor dijo...

Gaucho, Lale (querida Córdoba, bah): Mejor ni saber cómo son las golosinas de los recreos ahora... ¡comprá el chocolatín Jack, con el muñequito de Zulma Lobato!

Lucky: Cambiamos el "Conócete a tí mismo" socrático, por el "Conoce a Fort ya mismo" mediático.

Mariana: Creo que proteger a la niñez no implica ningún "costo", al contrario, es una de las actitudes más naturales. Ahora bien, como sociedad está claro que nos estamos "desnaturalizando" bastante. Debe ser una epidemia, porque para mí es mayor esfuerzo ver a Tinelli que tener la TV apagada.

Candorosa: Tu posdata 1 me recuerda un par de anécdotas propias... Se ve que, más que señalar, me transfiguro bastante (me sale la vieja bruja con maldiciones y todo).

Almafuerte dijo...

Siempre paso por un kiosco en Saavedra que debe ser el único que no exhibe esas tapas con primeros planos de colonoscopías. Está en la puerta de una iglesia y un colegio religioso, así que no se si es por convicción o por supervivencia.

La falta de responsabilidad y sensibilidad de los medios ya invadió los sectores más impensados. Supongo que habrá visto esos afiches con un feto semi destrozado en un charco de sangre, colocados en la calle bien a la vista, que el prójimo se haga cargo de sus niños, el derecho a defender las convicciones arrasa con todo por lo visto...

Nicolás Aimetti dijo...

Recordar a los niños que asesina el Estado en día de los inocentes: me saco el sombrero. Así debería ser.

Sobre el tema de la mezcla, o desproteger la la inocencia estoy de acuerdo, y entiendo la idea. Y me mando a hablar un poco por mi cuenta, sobre opiniones relacionadas al tema (no sobre el post, vuelo por mi lado).
En primer lugar no hay que confundir inocencia con ignorancia, que son cosas muy distintas. Un niño puede saber de sexo (yo leí el ¿De donde venimos? de niño), puede presenciar la desnudez sin ningún problema. De lo que hay que protegerlo, según mi opinión, es de las cosas que venden el cuerpo como mercancía (porno, hentai, tinelli), los falsos valores, básicamente todo lo que representa tinelli.
Un niño pierde la inocencia no al ver un manifestante por la ecología en bolas, sino cuando se le mete en la cabeza que tiene que hacer dieta porque está muy gordo, o tiene que tener esto y lo otro, porque si no tiene no puede ser.
Bueno, me colgué escribiendo. Buenísimo el post!

unServidor dijo...

Almafuerte: Parecen esas tapas de periódicos a color con cadáveres destrozados (y que seguramente escandalizaron alguna vez a esa misma gente). Es la misma desaprensión obscena de la que hablo, y que al parecer se me pasó mencionar. Por suerte cuento con comentaristas de lujo. Gracias.

Nicolás: Entiendo la idea y la comparto totalmente. Sólo sumo una acotación mínima: un desnudo en sí no es más que algo natural, pero en una manifestación se desnaturaliza, y ahí ya se vuelve discutible el "refregarla". A veces el tema pasa no tanto por el "qué" sino por el "cómo". Y a veces el "para qué" motivador no coincide luego con el "para qué" logrado. De todos modos, que se escandalice por un desnudo la misma sociedad que entroniza a Tinelli, es de una hipocresía... obscena, justamente. Gracias por el aporte.


GENTE, AMO LOS COMENTARIOS REFLEXIVOS, NO IMPORTA SU EXTENSIÓN. GRACIAS.