Google

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Don Carlos y el Jacarandá

"La felicidad anida más en la nobleza de un bosque,
que en el lujo sin verde." (Carlos Thays)
.
No es un cuento. En los últimos días, como en todas las primaveras, una nieve de pétalos se abate pausada y silenciosamente sobre algunas calles porteñas. Sobre la alfombra de color, algunos árboles selváticos del noroeste argentino se desnudan de flores en plena Capital Federal. Hasta aquí supieron llegar, hace aproximadamente un siglo, de la mano de Carlos Thays.
Convocado por un país negador de lo propio y siempre afecto a lo europeo, el francés -nacido hace 160 años- arribó a Buenos Aires hace 120 para convertirse en su jardinero mayor. Sin embargo lo que hizo aquí fue rescatar a las especies sudamericanas, incorporando a muchas de ellas en el diseño urbano. Ciertamente las plantas ignoran nuestras fronteras políticas, casi tanto como nosotros desconocemos sus cuestiones fitogeográficas (cuyas intrigas internas pueden alcanzar niveles comparables de conflicto), pero aún así, la flora no deja de ser uno de los elementos que conforman -como la fauna, las leyendas, la música, las costumbres, el idioma o el territorio- una cultura nacional. Y eso era lo que algunos intentaban hacer caminar entonces, como otros pocos intentan hoy reanimarla, boca a boca...
.
.
La talla de su obra asoma desde parques como el Independencia (en Rosario), Sarmiento (Córdoba), 9 de Julio (San Miguel de Tucumán), 20 de Febrero (Salta), San Martín (Mendoza), Urquiza (Paraná)... y en Buenos Aires: en Barrancas de Belgrano, los parques Centenario, Lezama, Patricios, 3 de Febrero, Rivadavia, las plazas Congreso, Constitución, de Mayo, pero principalmente los bosques de Palermo y el Jardín Botánico, en el cual vivió con su familia.
Viajero infatigable, podía diseñar un barrio de Montevideo como un parque en el Iguazú. Arquitecto y naturalista, nos trajo desde los bosques de montaña del norte argentino hasta la gran capital árboles como el "palo borracho", la frondosa "tipa", que hoy cubre de pétalos amarillos las avenidas, y al jacarandá.
.
.
El Jacarandá o "tarco" (Jacaranda mimosifolia) proviene de los sectores bajos de aquellas selvas. En invierno apenas se ve su fruto seco, con forma de castañuela, pero en primavera florece y todo cambia con los tonos lilas de sus flores, que se muestran cuando aún no han salido las hojas. A veces, vuelve a florecer hacia otoño. Hay casi medio centenar de especies de este género, todas de nuestro continente, pero su nombre guaraní ha llegado a todo el mundo gracias a sus cualidades ornamentales: así podemos verlos en Sidney como en Lisboa o aún en Bhután, entre otros países.
.
.
Thays murió en 1934, con 85 años. No quiero saber cómo. Lo imagino en un escritorio... con las suelas llenas de tierra.

15 comentarios:

Elizabeth Auster dijo...

Usted no me va a creer, pero tengo un poema dedicado a este árbol, una de las poquísimas bellezas que alcancé a reconocerle a Buenos Aires. En cuanto pueda, le consigo buenas fotos del Parque San Martín.

El Gaucho Santillán dijo...

Es jacarandà es uno de los àrboles màs hermosos. En el Chaco, existe tambièn el llamado "Chivato", que es muy parecido, y muy bonito.

Yo emulè a don Thays, pero al revès.

Llevè, de Còrdoba al Chaco, plantitas de "Acacia Bola", un àrbol mediano de buena copa, y pocas raìces, que mis vecinos adoptaron con entusiasmo.

Pero resulta que allà, por el clima, crece màs ràpido. Se hizo medio como una plaga. Tienen que andar matando los brotes por todos lados.

Tambièn llevè el Ajì Boliviano "Locoto", pero de eso mejor no cuento.

Saludos

La candorosa dijo...

A los "manos verdes" ¡¡¡les tengo tanto cariño!!! Esas personas que viven en comunión con la naturaleza, que clavan sus manos en la tierra ¡¡y de ella surgen plantas maravillosas!!

Recuerdo que cuando fui por primera vez al "Botánico" ¡¡me encantó!! y pensaba ¡¡que lindo habrá sido vivir aquí!!
Y ni hablar del parque Urquiza en Paraná...

¡¡Hermoso post, señor!!

¡Saludazos!

El Gaucho Santillán dijo...

Pero tambièn hizo el "Parque Independencia"?

Y puso ese gallinero indecoroso, ahì en el medio?

Y buè,errare humanum est.

unServidor dijo...

Eli: Este año anduve por tercera vez en mi vida por ese parque. No entiendo que puedan sobrevivir ciudades sin espacios así.

Gaucho: El chivato no es de acá sino africano, de Madagascar más precisamente. El nombre en portugués significa algo así como "buchón", por lo farolero. El científico es Delonix regia.

Candorosa: Lo "visualizo" con reglas, transportadores, compases y lápices sobre un gran plano... y con las uñas negras de tierra -como cualquier travieso niño sano- en unas manos curtidas.

Gaucho: "Rosario es el parque Independencia". No se queje, que nunca falta quien quiera definirlo de otro modo...

Zoquett dijo...

¡Un paisajista de aquellos!. Al que tenemos que agradecerle tanto verde y tantas cosas lindas de nuestra ciudad, el botánico, el parque tres de febrero, el parque sarmiento, recoleta...¡plazas!.
¿Fuiste a la expo que había de él en el centro cultural recoleta?. ¡Estuvo buenísima!. [Dicho sea de paso, yo estudio paisajismo, y lo tengo como muy arriba a este hombrecito].
Qué bonito el jacarandá :)
¡Me gustó la frase de final de post!

fdelcampo dijo...

Muy bueno el post.

Bah, el blog en general, pero en especial este post.

Hay algunos hombres que deberían ser considerados próceres nacionales (lo digo por Thays, no por usted -todavía-)

Pazcual dijo...

Nunca había escuchado (o más leído) de este árbol y me pregunto si alguna vez lo he visto. Estaré pendiente, porque estas imagenes me han hecho darme cuenta de lo hermoso que es.

Saludos,

Paz

Any dijo...

Esas alfombras lilas son tan lindas de ver! Admiro a la gente que entiende de plantas y trabajan con la tierra. Creo que deben ser un poco mas felices que el resto.
salu2

Carugo dijo...

Los Jacarandás que están en las plazas cercanas a Tribunales son magníficos.
Las veces que me habré sentado en un banco de aquellas plazas mirando toda esa alfombra celeste.
Muy buen post (como siempre)

unServidor dijo...

Zoquett: ¡¡Quería ir!! Pero cuando me enteré, me metí en la página del CC y la muestra acababa de terminar hacía escasas horas. (Pasaría al menos para manguear si sobró un folleto)... Por eso decidí este post.
Ahora, mirá vos lo que son las cosas: yo completé años atrás un curso con Gabriel Burgueño, sobre "Diseño de jardines con plantas nativas". El mundo es un pañuelo y el diablo los amontona (?).

fdelcampo: ¡muchas gracias por el estímulo!

Pazcual: Siempre me alegra saber que lo que muestro sea novedoso al menos para una persona.

Any: Lo mismo creo. Y no precisan un cable a tierra... porque lo son ellos.

Carugo: Anoto... "otra plaza para ir con la camarita".

Guty dijo...

Que lindos esos árboles! Acá en La Rioja hay muchos, quedan hermosos con las flores arriba, lo feo es cuando se caen y ensucian toda la vereda y los autos, pero que bellos mientras el color está arriba.

Tiburina dijo...

Me encanta la alfombra de flores que deja el jacarandá y también están las "Tipas" (averigüé el nombre a través de Cass) las que dejan la alfombra de flores pero de color amarillo. (bueno, ahí hay otra tarea, retratar las alfombras de las tipas).

ani. dijo...

es extraño (y triste) que tuviera que venir un francés a traer bellezas autóctonas de otras zonas del país a la ciudad.
Leíste alguna vez a Thays nieto, el que escribe en El Jardín? Lo hace muy bien, es un "pueta" ;)

unServidor dijo...

Guty: Ni hablar de las veredas, cuando caen arriba de los pétalos...
;D

Tibu: Tarea aceptada. La próxima semana, exclusivas fotos hot de tipas, y algunos chimentos sobre ellas.
=P

Ani: Es paradójico, sí. Y al nieto lo leí, sí, al igual que la revista, de la que tengo algunos números.
:)