Google

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Trágico final


El fotógrafo y observador de aves Alec Earnshaw terminó de secuenciar la construcción de este nido de hornero (Furnarius rufus) en la primavera de 2006. Entrado el verano siguiente, yo tomé la foto que se ve última. El tiempo pasó, y descubrimos que mutuamente nuestras imágenes completaban una historia. Mientras del mundo vienen decenas de birdwatchers a admirar el asombroso trabajo de nuestro ave nacional, "nunca falta alguien que sobra" y que decide arbitrariamente ensañarse -vaya originalidad- con el esfuerzo del prójimo. Y también con el prójimo (como aquí, donde se ven las plumas asomando bajo el techo aplastado).
Ojalá podamos cambiar las conciencias algún día, al punto de que un niño se sueñe cazando con una cámara de fotos, sin reclamar jamás una gomera.

13 comentarios:

ElFlaco dijo...

"Ojalá podamos cambiar las conciencias algún día, al punto de que un niño se sueñe cazando con una cámara de fotos, sin reclamar jamás una gomera."

Una sintesis perfecta, una leccion de vida, justo esta mañana mi hijo me preguntaba por el hornero y por que se llamaba asi, tenemos muchos en el barrio asique sali a recorrerlo para mostrarle donde estaban los terminados y donde los que estan en proceso, dudo que alguna vez se le de por atacar algo tan bello, en fin está en nosotros hacer que esto cambie.
Un abrazo

Pazcual dijo...

Habia escuchado mucho del hornero y de su nido y es una pena que no se le cuide como es debido. Creo que usted ha dado en el clavo con ese último parrafo.

Saludos.

OPin dijo...

Por suerte no todos son así unSer. ¿Conoce usted la iglesia ortodoxa rusa que se encuentra frente al Parque Lezama?
Si se fija, todo el frente ha sido renovado y pintado.
Sobre uno de los vitreux frontales, justo en el vértice del marco hay un nido de hornero, que nadie destruyó. Por el contrario, lo han pintado al tono y forma parte de tan venerable templo.
Por suerte somos más quienes los cuidamos.
Por ejemplo, en Villa Gesell los ferreteros NO venden materiales para armar hondas o gomeras.
No está bueno?
Un abrazo.

Zoquett dijo...

Qué triste me puso leer esto.
Y ojalá las últimas palabras que ponés ahí puedan cumplirse, donde maltratar un animal ya no sea deporte o diversión, sino que todos aprendan que son seres vivos que, igual que nosotros, merecen respeto.

licha dijo...

=/


reconfortan anécdotas como las del Flaco y Opin, jejeje q nivel el hornero q le pintaron la casa!! por mi casa también hay muchos.. y me parecen fascinantes!

.:. chiru .:. dijo...

prefiero quedarme con el mito que dice que cuando un ave como el tordo se apropia del nido del hornero, éste le tapia rápidamente la puerta del nido, y construye en otro lugar uno nuevo para su pareja.

Y que lo que se ve en la foto, es un nido tapiado, y que las plumas, son simplemente plumas que quedaron de la gresca

hoy prefiero creer eso, aunque también sea triste
besoabrazo

Sandras. dijo...

... (suspiro) ¡Gracias .:.Chiru.:.! buen paliativo para los susceptibles como yo, pero...

UnSer, si me lo permites, usaré estas fotos para una de mis charlas ambientales escolares para padres, son una sucesión bastante ilustrativa.

unServidor dijo...

El maltrato gratuito a los animales me enerva. Y justo esta semana aparecieron (aconsejo NO ver los links) una nena tirando cachorros al río y una señora tirando un gato a la basura...

Flaco: Me alegra que ese hijo tenga semejante padre.

Pazcual: Así sea.

Opin: Un motivo para ir a Parque Lezama con cámara, gracias. Y bien por esos ferreteros.

Zoquett: Todo victimario merecerá menos respeto que su víctima, seguramente. Siempre.

Licha: Y siempre en pareja, cantando a dúo. Un ave tan maravillosa como sencilla.

Chiru: Pero los mitos... mitos son.

Sandras: Desde luego. Tal vez también puedas conectarte con esta gente para enseñarle a tus alumnos las aves que les rodean.

_die dijo...

yo quiero seguir a un pajarito así!

Zippo dijo...

Gracias a Dios, cada vez son menos los pibes que deambulan por mi barrio con gomeras.Acá ocurre lo mismo que lo que dice Opin en Gesell: los ferreteros no venden adminículos para fabricarlas.
Lo que sí hay, lamentablemente, es la caza y enjaulamiento furtiva de pájaros para la venta.

Epístola Gutierrez dijo...

Me gustó muchísimo la secuencia de fotos, y el encuentro de los trabajos de dos artistas que completan una historia.
Pero lo que más me gustó es tu reflexión. Yo aún tengo esperanzas.
Un beso.

Leni dijo...

Ah, yo también mantengo la esperanza. Unas buenas políticas escolares, con mucha salida al campo, rinden frutos.
Como sabe UnSer trabajo en un colegio del interior, con chicos de todas las edades(hasta la del pavo, mire). La prueba de la convivencia pacífica la tenemos en el mismo local, que tiene patios con árboles variados. Están tan acostumbrados unos a otros, que los pajaritos bajan a comer del suelo EN el recreo, y no solo los gorriones que son los más confianzudos. Tendría que hacer un álbum fotográfico para documentarlo, me acaba de dar la idea UnSer, gracias!

Sandras. dijo...

Gracias por el link UnSer, Conocí la asociación pero no por internet, me has traído buenos recuerdos, hace tiempo, cuando tenía de éste, cuando estaba estudiando fauna silvestre, hice varias salidas de campo con algunos compañeros también aficionados a la ornitología y con libro y binoculares en mano identificabamos géneros y especies y calculábamos poblaciones por zonas... De hecho me decían pajarito je je je ...por que casi siempre andaba en la facultad con algún pichón huérfano... ¡tenía que alimentarlos constantemente! hasta que los liberaba, ¡ah, tiempos aquellos!.