Google

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Y bueno, son chicos...

"Si es lindo, debemos arruinarlo"... tal parece ser para algunos la lógica inconsciente en varios aspectos de su vida: para con un amor, un paisaje, una actividad o un momento. Se comportan con el espacio y el tiempo como si en ambos la belleza fuera una plaga a combatir, y el vacío deba imponerse por fin a las estrellas. Me obligo a pensar que pisan las flores porque creen que sobran, o tendría yo que aceptar que simplemente son necios que condenan a todo aquello que sea minoritario, tal como la ternura y otras especies en extinción. Habiendo conocido la discriminación de los mediocres hacia lo que ven distinto, me solidarizo con lo que no abunda ni daña. Y si fuera que hay un equilibrio de partes en este universo (como un Yin y Yang) y el vaso esté medio vacío y medio lleno a la vez, con gente que se ahoga en él y otros que tenemos sed... será entonces mera cuestión de percepciones. Como sea, mi lógica es de las que dicen que "Si está mal, debemos arreglarlo".
.
El llamado "día del estudiante" en Buenos Aires terminó con una chica en coma alcohólico, un nene con politraumatismo, heridos de arma blanca, 30 detenidos y 75 atendidos por el SAME. Obviamente, celebraron varios más que no fueron noticia y también cuentan como jóvenes aquellos a los cuales no atrae el rito de tener que salir a "hacer algo" en determinada fecha. Pero más allá de todo, lejos parece quedar la tranquila imagen romántica que en el pasado se tenía de la llegada de la primavera, al ver a algunos exponentes de la generación nacida con el menemismo festejar ni saben qué, en estos tiempos que exaltan la exaltación. Pero la época que los crió, crismorenizó y tinellizó, no la crearon ellos. Y acá no hablo de culpas sino de repeticiones. La rebeldía que es genética, no hace más que seguir una tradición. Te creías rebelde tomando una botella, y ellos se te rebelan tomando dos. Los chicos tienen razón al querer derrocar al intendente, sus padres tienen razón al querer derrocar a la presidenta, y sus abuelos tenían razón al derrocar a Frondizi, Illia o Isabel Perón...
Veinte años antes del menemismo, la década partera de estos padres, fue una de las más represivas del siglo. Como si fuera un péndulo, la compensación parece haber sido llevar la bocha hacia el otro lado. Se saca el muro y queda el precipicio, y falta el equilibrio de una simple baranda. Del ceño fruncido sobre el ojo vigilante, a la indiferencia del ojo dormido, y siempre con la convicción de que "es por el bien de los chicos". Nada más cómodo que llamar libertad al abandono, sólo que para dar alas hay que... saber darlas.
La lucha no es de clases ni de generaciones sino de actitudes y cada cual sabrá su parte en todo esto. Hay padres encerrados en una burbuja, de tanto lavarse las manos. Chicas que golpean a compañeras porque son lindas, chicas que llevaban criaturas a Cromagnon con chicos que llevaban bengalas, chicos que precisan probarse hasta qué punto son capaces de autodestruírse porque lo hacen los demás. Y padres que por un lado quieren bajar la imputabilidad a los menores que delinquen directamente contra ellos, pero siguen justificando con un "Y bueno, son chicos..." las barbaridades de hijos cuya edad ya pasó los 20 años hace tiempo.
Mientras tanto, el show debe continuar. Los temas fundamentales son postergados y nuestra dirigencia política actúa como un emergencista que ante un herido grave decidiera maquillarlo. Así los vemos por ejemplo al tratar el tema de los accidentes de tránsito o las licencias de conducir, mientras ante todas las cámaras llegan en auto sin el cinturón de seguridad puesto o en moto sin casco. Los adultos que dan el ejemplo a quienes están empezando a comportarse como adultos.
Y bueno, somos nosotros...

8 comentarios:

OPin dijo...

Me saco el sombrero ante usted y no puedo más que felicitarlo por esta entrada, que al menos, comparto plenamente y sin ningún agregado.
Un abrazo

diosesargentino JULIANO dijo...

Aplausos para esta entrada. diganmos que se vanalizó tanto la cultura que come la case media que se dá por sentado que todo pasa.
Saludos por tu brillante posteo.

licha dijo...

y si!cuando se tiene razón, se tiene razón!

me firma un autógrafo?

El Gaucho Santillán dijo...

Es verdad. Es verdad.

Juventù pirdida!!

Mónica dijo...

Reniego de la chatura (en todos los aspectos)de la zona donde vivo, pero ante lo que pasó por el Día de la Primavera en Palermo, me alarmé y valoro a nuestros Padres de la Ruta que, en verdad, se organizan y cuidan hasta las plazas habiendo bajado mucho la locura de jóvenes y adultos, menos accidentes y pocas borracheras.
Ellos, en su mayoría perdieron hijos en descontroles fatales.
Lo mismo, tenemos que seguir insistiendo con nuestros hijos, andarles atrás como a las empleadas domésticas, si no queremos llorar después.

Otro atenti, con los viajes de egresados...tengo 2 para sermonear ja!

Muy buen post.
Besos

Milenius dijo...

Genial tu entrada.
Esta contradicción se hace patente con lo que decís acerca de la reducción de la edad de inimputabilidad. A los pibes pobres hay que meterlos en cana desde chiquitos si cometen delitos. A los pibes de clase media y alta hay que dejarlos romper todo y agarrarse a cuchilladas porque, pobrecitos, están creciendo.

Con perdón, ¿no? Pero mi humilde opinión es que muchos padres crian a sus hijos para ser pelotudos demandantes el resto de su vida.


besos.

Zippo dijo...

Me saco el sombrero también ante esta magnífica entrada, amigo. Clap, clap, clap, clap. No es necesario comentar más nada, sólo elegir cualquier párrafo de ella y asumirlo para cada uno. Esta vez te fuiste de tus propios límites, Unser, te proyectaste.Te felicito y estoy muy orgulloso de vos.

unServidor dijo...

OPin, Juliano, Licha, Gaucho, Mónica, Milenius, Zippo...
¡Gracias por sus palabras!
:)