Google

miércoles, 28 de julio de 2010

Las vacaciones de la pedagogía

¿NO JUEGUES?
Llegando las vacaciones escolares, los maestros tuvieron la brillante idea de evitárselas al alumnado dejándoles suficiente cantidad de tareas como para tenerlos bien ocupados durante las dos semanas que deberían durar las que NO resultaron vacaciones para los escolares. Nada de Feria del Libro Infantil, Rural, Teatros, paseos ni todas las actividades que suelen publicitarse para estas fechas. La razón de impedir que los niños tengan vacaciones durante las vacaciones no me la han sabido explicar de un modo convincente, ni este año ni el pasado, cuando al reintegrarse mis hijas al ciclo lectivo sin ningún descanso reparador, ni siquiera les pidieron las tareas, igualando como siempre para abajo al que estudió, al que se copió el último día de quien estudió, y al que no hizo nada.
Q
ué lindo.
.
¿NO ESTUDIES?
Por si fuera poco, en el caso de la que está en el último grado del nivel primario, las autoridades de la escuela pública donde ella estudia nos dejaron claro que rechazan que sus alumnos intenten ingresar a un colegio secundario público de nivel, como el Nacional o el Pellegrini. No importan 7 años con el mejor boletín ni que la decisión haya sido de la propia interesada. Ni que -seguramente- si en el futuro egresa de esos colegios y es "alguien", esta escuela remarque orgullosa haber sido la que le enseñó a escribir (cosa que -dicho sea de paso- ya hacía perfectamente antes de primer grado). Un argumento de la directora llegó a ser que ella presionó a su hijo para que sea contador, y él le salió artista. Otro, menos personal, es que "no es bueno que el chico se frustre" al no aprobar el ingreso.
Qué interesante.
.
¿NO CREZCAS?
Para empezar: ¿qué pasa si uno presiona al hijo para que sea artista, y él insiste en ser contador? Yo buscaba entre colegios del barrio cuando mi hija trajo a casa la idea de ir a uno del que se enteró en la misma escuela; y más que presión, en casa tuvo y tiene apoyo. Por otro lado... ¿debo decirle que para no frustrarse con las derrotas, renuncie a las victorias y no emprenda ninguna batalla? ¿Qué clase de madurez se alcanza sin curtirse? ¿No es mayor caída apostar a la caída? Intentar no es un error, y bien que le está yendo bien con el intento. Allí estarán los padres cuando la primer batalla termine del modo en que sea: en su mismo bando. Ajenos al prejuicio ajeno. Acompañando su propio camino desde sus primeros pasos, hasta que se aleje sola o nos acompañe en los últimos nuestros.
Qué joder.

11 comentarios:

.:. chiru .:. dijo...

UnSer
ja!
Argumento de otro colegio para justificar las tareas enviadas: "no son "vacaciones" es "receso"

Habría que alcanzarles un diccionario.

Qué bárbaro!

Fla-q dijo...

La parte que no entiendo es cómo dejaste 7 años a esa criaturita en manos de esa gente...Malo!

Ah. no, ya entendí. Lo hiciste para que aprenda que en la educación tampoco existe la infalibilidad, que los docentes son seres humanos con errores y defectos y ella debe crecer tolerante. Qué Padraso!

El Gaucho Santillán dijo...

Mirà, todo es relativo. Mis hijos me cuentan lo que les "explican" en la facultad, y dan ganas de meterlos presos, a los profesores.

Es el preclaro sistema argentino de enseñanza.

Un abrazo.

ElFlaco dijo...

Personalmente tuve mala experiencia en la seleccion de los colegios de mis hijos asique paso a opinar por punto

1)Los maestros estiman que las vacaciones son buen momento para ponerse al dia de todos los temas que nunca dieron, o que les faltó terminar, me corrijo muchos maestros no generalicemos tampoco, ergo es un receso invernal no vacaciones, y como en ese proceso tenemos que intervenir los padres dan por sentado que pusimos nuestro mejor esfuerzo y la tarea está lista y no hace falta corregir.

2)Me supongo que ese paso que no estan de acuerdo o no recomiendan da clara prueba que estiman que lo que le enseñaron a duras penas puede servirle y que el fracaso de ellos se trasmite en el de los demas, no le hagas caso apoyala y que asista al colegio que quieran uds no ellos.

3)Aca es donde mi experiencia habla, los mejores colegios no son los mejores y lo que nosostros estimamos que es lo mejor muchas veces no lo es y terminas con un pibe frustrado por que quiere cumplir con sus pades que se rompen el alma laburando para pagarle "ese" colegio o tristes por millones de cosas que nunca sabremos, yo creo que no hay que dejar que la mediocridad aplaste a nuestros hijos pero tampoco hay que dejar que nuestro deseo de exelencia haga lo mismo que la mediocridad, es dificil el equilibrio en mi caso, tengo uno que tuve que sacar de un "buen colegio" para cambiarlo a otro totalmente distinto en donde el arte y la libertad de expresion priman y me tuve que comer los ideales de disiplina que traigo enquistado en mi cabeza y el otro a punto de cambiarlo a midad de la secundaria por que la exelencia y la busqueda de la misma hicieron que un dia me diera cuenta que tengo un hijo que está triste y que en realidad hace todo su mejor esfuerzo por no "defraudarme" moraleja no todo lo que brilla es oro a veces jugar en el barro hace bien.

Perdon arme un posteo de un comentario, pido mis disculpas por la catarsis.

Abrazo

licha dijo...

no entendí el 2º punto, la directora opina?? pfffff capaz q por eso mi mamá jamás fue a las reuniones de la escuela....
hubiera preferido q alguien me avive de q era mejor la industrial q la de comercio, pero bueh... al contrario me apoyaron y todo un año haciendo el curso d ingreso los sábados! en fin, suerte d sus hijas con un padre como ud!
Q se curtan, q joder!

Zoquett dijo...

Ah bueh..la directora de esa escuela realmente tiene ganas de que su alumnado progrese en la vida.
Y respecto al último punto, lo bien que hacés, yo no tuve ni tengo apoyo ni jamás lo tendré en mi casa, y no sabés el dolor que te causa que te den la espalda desde el mismo centro de donde vos estás viviendo. Las cosas se me hicieron 100 veces más difíciles, y las frustraciones dolieron 100 veces más también.
Te felicito por pensar y actuar así.

Milenius dijo...

De verdad que nunca entendí esa moda (me animo a denominarla así) de que el chico no tiene que frustrarse nunca. Como si la frustración o el éxito fueran cosas que padres y madres podemos administrar por goteo y a piacere.
Tampoco entendí jamás que hubiera que hacer tarea durante las vacaciones, como no entiendo que a muchos les den tarea con las que no pueden llegar a cumplir para el día siguiente: se sabe que en gran parte la terminamos haciendo los adultos porque el pibe no llega. Con lo lindo que es ver que, cuando el pibe entiende, solito se engancha con los temas y busca información.
Es la acumulación de datos lo que no entiendo.
Al final, entiendo pocas cosas. Parece que no hubiera ido a la escuela, che.

Besos.

unServidor dijo...

Chiru: Pues sí, deberían agarrar el diccionario.

Fla-q: La dirección de la escuela cambió hace un año. Recomiendo a quien anote a un niño en 1º grado de una escuela cuya línea le agrade, que calcule cuánto le falta para jubilarse a quien la dirige...

Gaucho: Eso es cierto. Y a la larga, este post será sólo una anécdóta menor para cuando lleguen los de mis quejas del secundario que haga, sea cual sea.

Flaco: Aquí no importa el largo de los comentarios sustanciosos. Puntualizaré como hiciste:
1) El padre manda al hijo a la escuela para que le den instrucción. Pero acá parece suceder todo lo contrario...
2) Aún así existen profesores particulares para el ingreso... que la escuela también desaprueba porque -dicen- le quita tiempo al alumno para hacer la tarea en casa. Debo aclarar que es una escuela de jornada DOBLE y eso supone justamente que no les quedan más tareas para la casa (así fue dicho en la escuela en un principio, años ha).
3) Es comprensible, al igual que lo de la directora y su hijo... y que la experiencia de cada padre. A mí quisieron mandarme a un colegio que no era para mí, y tuve que cambiarlo en la mitad, y puede ser así que esta vez el colegio lo elija la propia niña. Y aquí es cuando sucede la sorpresa: no hace lo que yo hubiera hecho a su edad ni lo que le hubiera hecho hacer ahora, sino que elige SU camino. Para su bien, no hay presión de defraudarme (y para el mío, no hay costo pues es estatal).

Licha: Opinan, pero no dan ninguna orientación respecto a comercial-industrial-bachiller.

Zoquett: Que no progrese, que no INTENTE para no sufrir. La "esfuerzofobia" se da también para alumnos del otro extremo: al burro que debió repetir hace 5 años, lo hacen pasar con boletín abierto desde entonces, y el pibe entiende cada vez menos, todo por miedo a "discriminarlo" repitiéndole lo que no entendió para para poder seguir, y permitiendo -curiosamente- que entonces sea por años "el bruto" para todos. Todo sea por las estadísticas de la escuela, donde si todos pasan es "buena". Así que el no-esfuerzo es una enseñanza asumida en los hechos, total... ¡pasás igual! Y la bandera que sea para el más votado ¡destruyan al que estudia!
(por suerte, mi hija gana la bandera en ambos casos)

Milenius: No lo entendés porque de eso se ocuparon tus padres... jajaja
La consigna macabra sea posiblemente "que odien APRENDER, para que cuando crezcan no se les ocurra hacerlo por su cuenta"...

Zippo dijo...

De acuerdo en todos los puntos, Unser. La derrota y/o el éxito es parte de nuestra vida, y no está nada bien intentar esquivar a nuestros hijos de la primera. Se forman seres con baja tolerancia a la frustración y temple fofo.

Milenius dijo...

Ojalá, UnSer: mi frustración cuando iba a la escuela era que iba con lo que yo misma había podido hacer. Y muchas veces me retaron porque no había hecho todo (¿o porque mis padres no lo habían hecho?) Y mis dibujos, al lado de los de "otros compañeros" eran espantosamente... míos...

:)

Marisa dijo...

Felicitaciones: vas a tener una hija que va a ir al Nacional Buenos Aires. Si yo hubiera podido elegir a los 15, ni lo habría dudado. Pero a los 12 no tenía ni idea de lo que hacía y quería ser el menor gasto posible para una economía precaria. Pero salí del ENCA Nº1, la escuela comercial y pública con peor prestigio de Avellaneda, de cuyas aulas las profes ora optaban por salir corriendo ora por irse sigilosamente, y terminé la carrera de Letras en la UBA. Todo se puede si hay ganas y apoyo. Felicitaciones por tu hija, otra vez.