Google

miércoles, 21 de julio de 2010

Dejá, gracias, no me defiendas...

Cuando reina la ignorancia, se tiene razón sólo de casualidad. Uno espera que del debate brote la luz, y que una reunión de variadas inteligencias determine la conveniencia de un o de un no en algún tema específico, sopesando motivos, analizando viabilidades y calculando daños colaterales... pero no siempre es así. Es de esperar que en un juicio las partes enfrentadas aspiren a la victoria antes que al acuerdo (y a cualquiera de ambos antes que a la justicia misma), y lo mismo pasa en la guerra. Y cuando son malos nuestros defensores, suele ser aplicable aquello de que "con amigos así, quién necesita enemigos". En una Legislatura en cambio "los representantes del pueblo de la nación" deberían estar "reunidos en congreso" simplemente "con el objeto de"... (inserte aquí razones como las del preámbulo de la Constitución). Sería otro accionar, algo así como el amor bien entendido... y no como el usual que vuelve a remitirnos a los abogados...
Nos acostumbramos al "ustedes contra nosotros", la fórmula cobarde del brabucón, del perro que ladra por miedo, como temiendo que al quitar ese "tra" resultemos heridos. Y así va el país al frente, con la vanguardia y la retaguardia mutuamente recelosas y apuntándose entre sí. Y desde luego que existe la quinta columna, el infiltrado, pero sus argumentos están hechos de mentiras, por lo que necesariamente tendrán un lado débil donde atacar si somos inteligentes. Claro, esa es la condición. El problema es cuando, teniendo la verdad de nuestro lado, defendemos nuestra postura con los más flojos disparates, desperdiciando el mejor arsenal.
Así se baja el nivel de la discusión, y un debate potencialmente interesante se vuelve mediocre. Más allá del resultado. No escuchar al "adversario", no escuchar lo que uno mismo está diciendo (para notar -al menos- si no era mejor guardar silencio), guiarse por lealtades corporativas como empleados sin ideas propias, hablar sólo porque la cámara está prendida y nos escucha el electorado, y hablar para autosatisfacernos con nuestro discurso más que para convencer al resto... es realmente todo muy triste.
Es un tema general más allá de si me inspira algún hecho reciente, pero reconozco que la coyuntura abunda en ejemplos. Cuando se debatía el matrimonio gay (al cual apoyo) se escucharon auténticas estupideces... ¡en ambos bandos! Lo mismo ocurre a veces con otros temas no menos serios (aborto, ecología, etc), donde en vez de convencer al diferente para triunfar, u "horadarlo" al menos en su convicción (o incluso informarlo, honestamente), sólo se busca tenerla más larga, gritarle más fuerte, desvanecer al perro y no su rabia.
El colmo llega cuando alguien, convencido de tener razón, ya no quiere oír a nadie y se entrega a la violencia. Muchas veces, asumiendo unilateralmente la representatividad de un pueblo que no lo eligió. Pueden llegar al poder o no, e incluso pueden no obtener otro resultado que el de engordar anticuerpos aún más dañinos. Una bomba en un cajero puede apuntar contra el Capitalismo, pero la que cae herida es la muchacha que pasaba cerca (y la verdad, que si era por joder al Banco, era más fácil y efectivo echarle mostaza a la ranura o romper una cerradura, porque para lo otro están asegurados). En el sur, otra bomba mató a un barrendero y estamos en la misma: un grupo iluminado quiso hacer justicia por un caso que está en la Justicia, y no hicieron más justicia que la criticada Justicia. En vez de cambiar la realidad, el resultado es otro velorio más entre la gente humilde.
Nuestro primer enemigo es la ignorancia. La del Macho alfa y la del juvenil que quiere retarlo. Ellos no se dan cuenta, pero sólo repiten la historia de sus antecesores. Y siempre la ligamos los mismos. Los barrenderos de este zoológico.

13 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Exacto.

Los "militantes" desinforman, gritan "slogans" y se agreden entre ellos, o a cualquiera que piense distinto.

Son intolerantes, fanàticos y agresivos.

Mienten con todo descaro, con tal de alcanzar sus "objetivos".

Y en el medio, la mayorìa silenciosa.

Los que no tienen (ni tendràn, gracias a esta gente) una ley de casamiento civil moderna, que abarque a otras minorìas (como las uniones "asexuales") ni una polìtica sobre el aborto sensata y justa.

Porque repiten la cantinela de "despenalizar", como si asi se solucionara el problema de las mujeres carentes de recursos, que mueren como moscas, por inducir abortos, con una espiga de perejil. No hablan de educar. Hablan de lo que les comviene.

Todo lo reducen a "Cuatro patas sì! Dos patas no!"

En este pais, hace falta "TOLERANCIA", Y MENOS "MILITANCIA".


Tolerancia.


(Mirà, yo los cagarìa a tiros a todos)

Lincy Lu dijo...

Me recuerda mucho a ciertos poemas de Bukowski, y él solía decir:
La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las ordenes.

Minombresabeahierba dijo...

Mire la parte buena:

El zoológico sigue su crecimiento exponencial de habitantes.

Y por ende, nosotros sus barrenderos tenemos cada vez mas oferta de trabajo, abriéndose las puertas a los más jovenes que ingresan al mercado laboral....

y nosotros la posibilidad de recibir pronto "los beneficios de la jubilación".

Abrazo

unServidor dijo...

Gaucho: "¡Cuatro patas sì! ¡Dos patas no!" Usted lo ha dicho y con propiedad. Mejor que yo, mire.
Chiche Duhalde se oponía al casamiento gay comparándolo con permitir la poligamia (¿?) y en la vereda opuesta para retrucarla les parecía una exageración, o sea ¡compartían que otras minorías sí merecen discriminación! Los matrimonios son contratos, joer, qué tanto ponerles trabas (y en el mundo, más de un quinto son polígamos, cosa que no pasa con el matrimonio gay).

Lincy Lu: Siga leyendo a Bukowski y a Wilde, usted, y nunca tendrá la fama de su compatriota Larissa... (¡por suerte!).
Acabo de agregar "Bunburista" al blogroll ¡felicitaciones!

Minombre: Usted es un optimista nato, señor.

Opin dijo...

Me suena a dos temas diferentes, En el primero, en el debate de ideas, no puedo menos que objetar el método electivo de nuestros representantes, aunque , con una mano en el corazón, de ser elegidos de forma transparente, posiblemente fueran exponentes muchos más sectarios de lo que lo son ahora. Un muestreo de la sociedad expone una mediocridad de ideas que lejos de disminuir, crece. De allí los facilismos de discursos vacíos de contenido pero alineados con una tendencia partidista oportunista. Agachar la cabeza y repetir consignas como loros.
El segundo tema tiene más que ver con la violencia como respuesta ante la falta de quien nos defienda o represente con honestidad. Está en el extremo opuesto a la lógica, es una conducta violenta por no saber canalizar la ira que despierta la constante injusticia a la que muchos se ven sometidos. Si es una pobre chica trabajadora o Pepita Pérez Unzué de La Serna, poco importa. Es otra víctima colateral como todos nosotros.
Un abrazo

Fla-q dijo...

Es que la razón no se tiene, Unservi. La razón a uno le viene.
EN el mejor de los casos lo agarra mal parado, como esas olas traicioneras que parecen mansitas y son maulas, te revuelcan, te dejan escupiendo agua salada con la bikini de bufanda.

No vale la pena discutir. Hay otro métodos. (que parezca un accidente)

.:. chiru .:. dijo...

es una tristeza tan bien escrita que le da hasta cierta dignidad al enfoque.
Yo soy más básica y de tablón, lo cual implica que hubiera utilizado términos tales como "nos viven cojiendo" (me gusta con jota) y en lugar de ignorancia hubiera usado el término "pelotudos" o "hijos de puta", pero repito, soy básica y tablonoide, por lo que agradezco haberlo leído así, con altura y dignidad (aunque sea un bajón)

unServidor dijo...

Opin: Uno se ocupa de unir el dulce y batata en un solo plato, y viene usted y me los separa... jajaja Pero bueno, el plato que los une es la ignorancia: "no saber canalizar la ira" y aún así hacerlo (sin reconocer ese propio desconocimiento) puede fallar por la misma carencia que comparten con los poderosos, y cuya cura no es imposible pero está descartada.
Uno relee "El Congreso que yo he visto" de Ramón Columba, y extraña a algunos (algunos) legisladores de distintas extracciones que supieron ennoblecer nuestro Congreso. Ahora el diferente no es el bruto simpático que le da color, sino el tipo capaz y honorable.
:|

Fla-q: A algunos ni les importa que les venga (la razón): sólo quieren que el Poder no se les escape.
:P

Chiru: Sin embargo tu texto estoy seguro que sería menos herméticamente teórico, y de lectura más amigable (y por ende efectiva) que esto. Vaya mi autocrítica (peligro de releerme un día después de escribir algo de corrido) como cumplido. Y el cumplido, vaya contra el bajón.
:)

Guty dijo...

Es que algunos se tomaron muy a pecho eso del ajedrez que dice que un buen ataque es la mejor defensa, pero no se dan cuenta que no aplica fuera del tablero. Viven en sus cuadrados blancos-negros de 8x8, aunque algunos tengan 4x4.

ENSU dijo...

Le globé menstrué aquí:
Download:
http://rapidshare.com/files/32943657/Lamorisse-Ballon_Rouge.part1.rar
http://rapidshare.com/files/33075917/Lamorisse-Ballon_Rouge.part2.rar
http://rapidshare.com/files/33130410/Lamorisse-Ballon_Rouge.part3.rar
http://rapidshare.com/files/33290247/Lamorisse-Ballon_Rouge.part4.rar
http://rapidshare.com/files/33306274/Lamorisse-Ballon_Rouge.part5.rar

(Password:www.AvaxHome.ru)

De nadé. Salú.

(Estuve media hora viendo links demodées.)

unServidor dijo...

Guty: Sabia observación.

Ensu: Te equivocaste de post ¡ese comentario era para el siguiente! jajaja
Igualmente, se agradece.

ENSU dijo...

Es que mis dedos son tan rápidos que modifican la relación tiempo-espacio.

Hay un karma entre nos. ¿Te acordás esa vez que te traduje un post a pedido y hubo un yerro? Yo sí...

unServidor dijo...

Son los inconvenientes de hacer todo mientras está en su corcel...
XD