Google

lunes, 24 de agosto de 2009

The ugly truth de la milanesa

La verdad, la verdad, es que, la pura verdad, no la sé. Apenas si existe una remota posibilidad de que sólo sepa que no sé nada. Pero no sé, no sé. El caso es que esta semana estrenan una típica comedia romántica, con el actor que gritaba ¡Spartaaaaaaaaaaaa!... pero de cuya trama no sé nada. Por eso, no voy a hablar de la película. Lo que me llamó la atención es la gráfica del afiche (que habla de un buen comunicador por detrás, que tampoco es el tema). Con un tradicional fondo blanco y un gran ahorro en colores (sólo hay tinta negra y roja) dicen lo necesario para despertar cierta curiosidad. Igual, no pienso ir a verla. Pero me sirvió para pensar cosas. Y para este post.
.
Juguemos a que nuestra anatomía es tal como la imaginería popular la supone: un corazón puro que concentra amor, una cabeza fría que hace cálculos y un vientre animal que hay que mantener atado cuando está en la calle... Es común pensar que el hombre y la mujer aman como en el dibujo, y en ese caso, ella sopesa conveniencias, por lo cual se "enamorará para siempre" del rico que pueda mantenerla (y a la cría) a la vez que sentirá atracción física (o sea, reproductiva, aunque no concientemente) por el lindo, que aporta genes sanos a la prole, pues la belleza es indicadora de buena salud, así nos engañemos. Del mismo modo, el varón es un pobre animalito que vive produciendo 300 millones de espermatozoides por día, contra el óvulo mensual de la mujer. Obviamente, ella no entenderá que él quiera eliminar ese excedente con tanta frecuencia... pero menos que no quiera hacerlo.
Hormonas tenemos todos, y la biología es anterior a las normas sociales, por más que la descubramos después. Del casto al sátiro, y de románticos a hipócritas, tenemos gente para todo, y sociedades enteras de tradición monogámica o bien poligámica, y en cada una de ellas, personas con impulsos "ilegales" del corazón, que según el caso tal vez ni sean ilegítimos. A primera vista, parece más fácil la vida en la Naturaleza salvaje: las especies tienen el corazón en el pecho, ni en la cabeza ni en los genitales, y cada una sigue su sistema, con raras excepciones que lo confirman. Pero... ¿cómo debería amar la especie humana? Y dentro de esta misma... ¿qué comportamiento debería esperarse de "unas y otros"?
Reflexionando todo esto es que se me ocurrió hacer este post, el cual recién va a comenzar a partir de ahora. Acá, abajo. En los Comentarios...
.
¡Vamos! ¿Qué esperan para escribirlo?

29 comentarios:

El Mostro dijo...

Instintos primarios para todo el mundo.

¡El SuperYo se la come, el Ello se la da!

Milenius dijo...

No sé cómo debería amar la especie humana. Sólo sé (tampoco sé muchas cosas, al igual que usted, vea: ni siquiera sé si no sé nada) que las cosas, tal como están, bordean mucho la hipocresía. Que el amor no es para siempre (o no lo es necesariamente) es algo que, a esta altura, no asombra a nadie.
Pero me asombro, sí, de ver tanto tipo que mete los cuernos con cualquier cosa, literalmente, por el sólo hecho de poner la cabeza en otro lado, de hacerla pensar en otra cosa... Y que lo relatan así, digamos, "naturalmente": "yo a mi mujer la amo". Ah, ok, ¿y eso? Eso es nada, es ponerla y nada más.
O sea: no soy pacata, todo bien. Pero bueno, si las cosas van a ser así, que haya una cláusula lo aclare, para ver si yo estoy de acuerdo o no con bancármelo...

Tuky dijo...

Yo... no sé

Mona Loca dijo...

Pero la ubicación del corazón usted la adjudica a la biología? Quizas es por lo cultural...

Y si es así, ahora está cambiando. Quiero decir, conozco muchos señores que son fieles a sus señoras, y señoras que andan picoteando en otros señores que no son su señor.

Yo no sé si el amor es para siempre, pero me gusta pensar que sí. Me gusta lo de las almas gemelas y eso.
Será que me crié con el cuento de Cenicienta?


besotes!

unServidor dijo...

Mostro: ¿No ve? Usted... ¡¡es un mos-tro!!
XD

Milenius: Conozco algún caso así. El tipo se fue de viaje sin la mujer, y a la vuelta nos mostraba a los compañeros la foto de una alemana que conoció allá, bastante más fea que su linda esposa, además (esas 'hazañas' me intrigaron siempre: ¿lo hacen pensando en sus compañeros de trabajo?).
=/

Tuky: Y, andá a saber...
XD

Mona: Pero fijate que esas "infieles" no escapan a lo que puse: un tipo en casa para que nada falte, y otros esporádicos por simple pulsión sexual (si es que no por despecho). Ni siquiera la Cenicienta, que todo lo que sabe del Príncipe es que él tiene la fortuna que la sacará de la miseria.
=/

Pazcual dijo...

Vaya cosa más dificil. Se supone que todos debemos ser un manojo de afectos y abrazos y besitos al vecino, al guardia, al del banco y a Gerard Butler (que está más bueno pero en esa película no). Y se supone que el uno debe pensar en sexo a toda hora y la otra debe pensarse en enamorarse a toda hora. Lo cierto es que 1) No creo que Gerard Butler vaya andar dejandose besar de cualquier Juana de los Palotes (aunque yo sea esa Juana de los Palotes) y 2) no creo -ni nunca me voy a comer ese cuento- que todo lo que ronda en la mente de un hombre es tirarse a la primera que vea ni tampoco creo que en la mente de la mujer todo sea "en la búsqueda del principe azul". Y en esta última estoy segura, porque hace ratisimo me di cuenta que yo a duras penas puedo tener buena convivencia con mis padres como para andarme aguantando a un Juan de los Palotes en mi casa. Aunque ese Juan de los Palotes sea Gerard Butler.

Saludos,

Paz

Karito La Cordobesa dijo...

Ah, qué complicado.

Creo que me tiro para el lado de Milenius: las reglas claras, para saber si se comparten. Si aceptaste y negociaste esa modalidad de instinto y norma social por lados separados, todo bien. Si no, decidirás cuando te enteres.

Por otro lado, la partecita "ella no entenderá que él quiera eliminar ese excedente con tanta frecuencia... pero menos que no quiera hacerlo", es GENIAL.
xD

LALE dijo...

A ver.

A pesar de las dudas de Unser, todo lo escrito es muy acertado, a excepcion del título de la peli y en parte del post.

Porque vamos, yo la milanesa cruda no me la morfo.

Zippo dijo...

Entonces, ¿yo, al ser hombre, vendría siendo simplemente un animalito de puro instinto testosteronal, sin nada que ofrecer más allá del placer carnal a toda la que se me ponga a tiro?


Hum... creo que me podría acostumbrar a eso.

Pero le haría flaco favor a todos los de mi género que, por amor a una mujer, han dado la vuelta al mundo al derecho y al revés, no cree?

Hellion dijo...

no sé , es un tema demasiado antiguo , hombres y mujeres son igual de calientes :)

unServidor dijo...

Paz: En eso coincido, ni todas buscan al príncipe azul, ni todos quieren tirarse a cada mujer que tengan frente. Igual sería interesante poder saber el porcentaje (ojalá alto) de quienes son diferentes al estereotipo.

Karito: Como tantas veces, Mile tiene razón. Eso ya tiene que ver con los "pactos internos", declarados o tácitos, de cada pareja, más allá de lo que le haya hecho decir el Juez. Y más que por el tema sexual, pasa por la cuestión de la confianza mutua.

Lale: Tu comentario es la cruda verdad de la milanesa cocida.

Zippo: ¡Efectivamente! Si me guiara por el afiche de la película... ¿qué sería de aquellos amores platónicos, secretos y tortuosos de la adolescencia, cuyo único rédito final ha sido aportar a la sociedad nuevos poetas y artistas?

Hellion: Entonces deberíamos haber acordado hace rato cómo redondear el tema. Será que hay gente que no quiere a nadie, y gente que se conmueve con la humanidad de cada persona.

Vill Gates dijo...

¿Este es el blog de la chica ucraniana hermosa, alta y de ojos azules que busca hombre bueno que la ame y la comprenda?
Es que a mi me llegan muchos mail de eso (y de pastillitas azules también).
Unser esto da para charlarlo hasta las 4 de la mañana entre 20, con algo para tomar de por medio.
No se puede escribir taaaanto acá.

Gurisa dijo...

Mepa que en la raza humana hay tantos especímenes como formas animales de relacionarse haya en la naturaleza.

Hay delfines que gustan tener sexo sólo por placer.
Hay viudas negras que sólo quieren una cosa de su "macho".
Hay pingüinos que no soportan la pérdida de su pareja de años y mueren un tiempo después.
Hay toros que se cruzan con muchas vacas y estas vacas si ven otro toro más "potente" enseguida le "meten los cuernos" (cuac).
También hay conejos que no paran de reproducirse.
Leones que se la pasan durmiendo todo el día mientras la leona trabaja para traer el antílope a su manada y cuidar de las crías.

Y así podemos hacer metáforas casi ad infinitum y sólo sacaremos algo en conclusión: el ser humano no tiene un único comportamiento sexual o de pareja porque está condicionado por muchos factores, no sólo el hormonal.

Pero a toda regla se le desprende una excepción: ningún humano tendrá 30 minutos de clímax como el chancho :P

Guty dijo...

Los hombres somos todos unos bestias, y las minas unas arpías, eso es lo que uno aprende con los años, aunque sigue cayendo y mandándose macanas.

Zippo dijo...

Jajajaja! Me imagino a Guty con espuma en la boca frente al teclado!

Almafuerte dijo...

Oiga, usted se aprovecha de mi falta de tiempo para escribir y me escamotea los temas para los que yo tenía material guardado (la influencia hormonal vs la cultural, por ejemplo, la pareja humana y las "parejas" del mundo animal, etc.)

Diga que por suerte ud. lo escribe muuuucho mejor... hasta la foto del nido de hornero con la virgen me la anticipó!!! (la mia la saqué en Venado Tuerto).

Con respecto al tema planteado, mi conclusión: no tengo la menor idea. Las hormonas, la evolución, la cultura y la historia personal se superponen y se enciman, y con todo eso a cuestas hacemos lo que podemos, a tientas.

El Mostro dijo...

¡Último momento! Reader's Digest declara su quiebra en los EEUU
La compañía explicó que llegó a un principio de acuerdo con el 80 por ciento de sus acreedores para reducir su deuda de manera significativa.

Fla-q dijo...

No sé Servi...yo soy un corazón con patitas.

unServidor dijo...

Vill: El primer problema de que el tema sea charlado en vivo, es... ¿sería con nuestras parejas presentes o no?
XD

Gurisa: Por eso mismo decía lo de las especies silvestres de la Naturaleza, pues cada una tiene una conducta propia de la especie (sea viuda negra o pingüino, ninguno actuará como el otro) mientras que la nuestra -o sea la especie humana- tiene ejemplares con todas esas actitudes, y no muy claro cuál sería la suya "natural".
:)

Guty: Usted es un señor... Bestia.
XD

Zippo: ¿Vio? Y yo que me lo imaginaba tan distinto a los que llegan buscando cosas raras...
XD

Almafuerte: ¿Será que somos una especie tan nueva, que hasta para reproducirnos somos aún una manga de improvisados?
;P

Mostro: Shhhh... Mire que eso de que la perjudicó cierta competencia es puro rumor...
;P

Fla-q: En esas patitas el tema pasa por lo separadas que estén... (y en el de uno, que podría definirse de igual modo, sería la cantidad?)
No vé, ya salió el cavernícola...
XP

Carugo dijo...

unServidor:
Usté nos pone en camisa de once varas con temas como este.
No es un tema fácil de tratar pero creo que hay una confusión con lo del "amor" (que no es lo mismo que el apareamiento que es otra cosa) ya que ese sentimiento es una cuestión básicamente humana y por ende, teñido de cuestiones sociales como la pertenencia, la monogamia y demás yerbas.
Cómo se debe amar? Como a uno le sale y punto.
Ahora si hablamos de apareamiento, eso es con todo ser humano del sexo opuesto (por ahora soy heterosexual) siempre y cuando no nos agarren nuestras esposas...
Saludos!

La candorosa dijo...

En el humano el mandato también es reproducirse: el amor y todo el resto ¡¡es puro merchandising!!!


Saludazos!!

Nick dijo...

Siempre me causó gracia que la imagen del amor sea un corazón, yo cuando pienso en un corazón no me imagino esa cosa roja, me imagino el cacho de carne amarronado y fibroso que es de verdad (estúpida clase de biología, si no lo hubiera visto, tal vez...).

Eso sí, me gusta en los dibujitos cuando una pareja se pelea y a uno se le rompe el corazón como si fuera de vidrio.

Fender Gebiet dijo...

Yo sostengo que el hombre no tiene nada entre las piernas. Realmente, haciendo simplificación brutal, el hombre típico no desea a las mujeres. Desea todo lo que rodea al prestigio de ser un varón que fecunda a varias, eso sí. Los atributos necesarios para ello, principalmente: el auto, la pilchita, la pintita.
Con el tiempo, apareció el epítome de varón garchador, que no es otro que el metrosexual, el medio convertido en fin gracias a la exacerbación comercial que se hace en la sociedad moderna. Las plumas antes que el pene. Las propagandas de Axe, por ejemplo, dicen que para tener sexo hay que usar AXE. ¿Cuántos paj... consumidores de la marca REALMENTE tienen sexo gracias a AXE?
Al final, suele ocurrir (he visto alguna vez el fenómeno) que la exacerbación de esos supuestos atributos masculinos sólo son interpretados y valorados por otros machos hiperestimulados (también tiene que ver la biología en eso) e ignorados olímpicamente por las mujeres. Se terminan mirando en el vestuario, se ponderan cremas y afeites, peluqueros y manicuras. De garchar, ni hablar. Entre ellos, tal vez, tanto que se gustan.
Lo mismo ocurre en diferentes clases sociales y ambientes, desde el guarango de andamio hasta el personal trainer que se deja seducir por amas de casa desesperadas, todos lo que buscan es ser admirados y que todos crean que la tienen grande.
¿Sexo? ¿Qué es eso?
Me fui al carajo. Me voy a poner Axe.

La Rubia dijo...

Y si, si le preguntas a una chica que tiene un corazon en medio de la frente, te va a decir que el cartel tiene razón.
Yo te diria que tanto hombres como mujeres pueden tener el corazon donde quieren, arriba, abajo, donde pinte segun la ocasión,si lo quieren,no nos engañemos, a las mujeres tambien les gusta el sexo y los hombres tambien se enamoran.

Todo es una cuestion de equilibrio. Y no me vengan con que "no aguanto, no aguanto" porque no somos animalitos (aunque algunos lo parezcan).

unServidor dijo...

Carugo: Ojalá fuera tan claro. Porque si debemos amar como nos sale... ¿por qué no siempre sale como se debe?
;)

Candorosa: Si lo sabrá Luis Miguel...
XD

Nick: Es que el amor -al igual que el corazón- es como nuestro motor. (Ahora que pienso, los afectos de Cupido motorizado debían perder aceite).
;P

Fender: Hay una edad en la que se desarrollan -y piden salir- millones de woodyalens encapuchados de blanco, y el joven los libera en privado (me contaron). El fanfarronear ante los demás es aparte, como quien anda diciendo que se apretó a tal. Es una imposición social, que hace que los púberes de hoy se apuren en perder la virginidad para quedar bien con los suyos más que por un deseo interno pleno. Ahora bien, si la estupidez de quien quiere un Axe para que lo corran señoritas es causada por las hormonas, por la cultura, o porque así nació... tampoco puedo saberlo.
:)

Rubia: Y además de hombres que para tener sexo se hacen los enamorados, hab otros que viven enamorándose en simultáneo... y que más que "nomeaguanto" les pasa que "cómonegarme"...
=P

elcuervodePoe dijo...

Tenemos que amar con el pecho.

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

el principe azul destiñe, esa frase me parece super acertada.
me parece que una forma de amar es pensar en no querer ver sufrir a la persona que amas por alguna macana que te mandaste.

pero hay de todo, tengo una amiga que justo la semana pasada me decia "por mi, mi marido puede hacer lo que se le antoje con otra mientras yo no me entere" me parecio horrible.

yo me entero de todo...

Abrujandra dijo...

Uf...a decir verdad, con la mano en el corazón yo soy un gran punto G. Y bueno, excepciones a la regla siempre hay.

unServidor dijo...

Cuervo: Ciertamente. Pero hay tan diferentes escuelas de anatomía...

Blue: Bueno, pero es la vida de ellos. Amar es -también- no hacer sufrir. Y también debemos amarnos a nosotros. Pero cada hogar es un mundo.

Abru: Jajaja. Y vivan las excepciones!